La cobertura de la Ronda de Dalt será lenta, dolorosa y muy, muy cara. La larga reivindicación vecinal para que la ronda deje de ser una fractura urbana entre barrios tardará muchos años (seguramente hasta un par de décadas) en ser cosa del pasado. A dos días de que empiecen los trabajos en un pequeño tramo de la Vall d'Hebron, el Ayuntamiento de Barcelona ha presentado los anteproyectos para cubrir más de dos kilómetros de la Ronda de Dalt entre Vallcarca (Gràcia) y Trinitat Nova (Nou Barris). 

Ahora iniciará un proceso de diálogo con las entidades para elaborar los proyectos ejecutivos y tirar adelante un “proyecto de ciudad” que va para largo. De momento, en este mandato solo se actuará en 180 metros, entre el instituto y el mercado de la Vall d'Hebron (Horta-Guinardó), en unas obras que costarán 15 millones de euros y durarán algo más de un año. El resto de la obra tendrá que esperar a que haya consenso vecinal y político y también presupuesto, ya que el consistorio calcula que cubrir los cuatro kilómetros costará, como mínimo, unos 300 millones de euros.

LAS OPCIONES PARA LOS VECINOS

En la reunión con las asociaciones vecinales afectadas, el Ayuntamiento ha planteado dos propuestas: la que ideó el Gobierno de Trias en 2015, que se ajustaba más a las pretensiones de los vecinos, pero que solo contemplaba la cobertura del tramo de Horta-Guinardó con un coste de 390 millones de euros; o el proyecto alternativo del Gobierno de Colau, que incluye más tramos (Gràcia, Horta-Guinardó y Nou Barris) y costaría 333 millones de euros.

El nuevo planteamiento del consistorio, más práctico, se basa en dos premisas: buscar “soluciones a medio y largo plazo” en aquellos lugares donde las condiciones topográficas y físicas lo permitan y definir actuaciones que puedan “ejecutarse por fases” para facilitar los trabajos, según el director de modelo urbano, Ton Salvadó. Eso significa que el proyecto de Colau abandona la idea del soterramiento de las zonas más complejas y apuesta por cubrir allí donde sea posible.

CIFRAS, CAMBIOS Y PLAZOS

En los anteproyectos, la cobertura de la Ronda de Dalt a su paso por Gràcia afectaría a 623 metros (30 millones, 90% del total), mientras que Horta-Guinardó se divide en dos tramos: uno que va desde la avenida de Vallcarca a la calle Harmonía (161,25 millones, 1.263 metros y 85% de cobertura) y otro que llega hasta la plaza Karl Marx en el que se renuncia a cualquier cobertura y se construyen tres nuevas pasarelas para generar puntos de conexión entre barrios (64,75 millones). Por último, los tres tramos de Nou Barris (Verdum, Via Júlia y avenida Meridiana) costarían 77,65 millones y dejarían la cobertura en el 94% del total. 

Recreación virtual de cómo puede quedar la cobertura de la ronda de Dalt / Ayuntamiento de Barcelona

En lo que respecta a los plazos de ejecución, la propuesta de Trias preveía un horizonte temporal de 19 años (12 para el tramo Vallcarca-Harmonia y siete para el de Harmonia-Karl Marx), siempre y cuando no hubiera trabajos paralelos. En cambio, el proyecto del Gobierno actual suma 20 años en el caso de una ejecución consecutiva, con actuaciones en más kilómetros, y cuyo tramo más largo es también el de Vallcarca-Harmonia, que se podría realizar en cuatro años menos. “Depende del presupuesto y de la voluntad política”, ha matizado Salvadó, ya que trabajar en paralelo en varios tramos supondría muchas interrupciones al tráfico y obligaría a comprometer gran parte del presupuesto municipal para infraestructuras.

UNA OBRA SIN FINAL A LA VISTA

De hecho, Janet Sanz, máxima responsable de Ecología, Urbanismo y Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, ya ha advertido que se trata de un proyecto a largo plazo que requería al menos “dos o tres mandatos” para su realización independientemente de la opción que se acabe eligiendo. “Trabajamos en una propuesta concreta para reducir la fractura urbana, las molestias de ruido y generar espacios habitables”, ha dicho. El objetivo es lograr un consenso con los vecinos lo antes posible para poner en marcha más tramos.

Por ahora el consenso solo existe en la parte que va desde Sant Genís dels Agudells hasta la Teixonera, ya que tanto la propuesta de Trias como la de Colau son prácticamente idénticas. Esto incluye el tramo de la Vall d'Hebron cuyas obras empiezan el miércoles y que causarán afectaciones al tráfico hasta el próximo 11 de septiembre. Según fuentes municipales, los trabajos requerirán la interrupción de la circulación en un carril por sentido entre las salidas 5 y 6 de la Ronda de Dalt. Para futuros trabajos, el consistorio considera lógico seguir en esta parte, que es donde hay más acuerdo y no requeriría tanto debate. 

Consulta los detalles de los anteproyectos haciendo clic aquí.