Más suelo público para construir vivienda pública. Este viernes, el pleno del Ayuntamiento ha aprobado la cesión gratuita de cinco solares al Patronat Municipal de l’Habitatge de Barcelona para que se construya desde viviendas siguiendo el modelo de la cooperativa, como simplemente de protección en régimen de alquiler o de venta.

Los solares en cuestión se sitúan en diferentes distritos. El primero se ubica en la calle Ulldecona, 26-28, donde se construirá un edificio de viviendas de protección en régimen de alquiler en el marco de la promoción de los diferentes proyectos de covivienda. Bajo el mismo paragüas se encuentra el solar de la finca en la calle Aiguablava, 74-76. En el espacio ahora sin uso de la calle Espronceda, 135, el consistorio cede el terreno al Patronato para que construya y gestione un edificio de viviendas en régimen de alquiler siguiendo el modelo de domicilios cooperativos.

Asimismo, el equipo de gobierno ha sacado adelante la cesión gratuita de la finca situada en Via Augusta, 401-403 para construir y gestionar pisos en régimen de alquiler y veta en derecho de superficie. Por último, se aprovechará el solar de Lluís Borrassà, 23-25 para construir domicilios protegidos de alquiler.

CRITICAS A LAS POLÍTICAS DE VIVIENDA

El regidor de Vivienda, Josep Maria Montaner, ha defendido la necesidad de impulsar las políticas de vivienda protegida en la ciudad a través de todas las vías posibles, incluida la covivienda. Una opción que como ha recordado, se probó por primera vez en el mandato anterior y que en el actual ha supuesto un pilar fundamental. Eso sí, como ha explicado en el pleno del Ayuntamiento, la covivienda supone el 4% de los miles de pisos que se construirán.

“Nunca antes el Patronato  ha llevado a cabo nueve concursos” al mismo tiempo, ha sostenido el regidor, quien ha tenido que responder a las críticas de grupos como el del Grup Demòcrata Municipal. La regidora portavoz adjunta Sònia Recasens ha sostenido que el Govern actual pasará a la historia por presidir el consistorio en el momento más alto de la burbuja, la falta de vivienda y el aumento precios de alquiler. “Vamos tarde y vamos poco a poco”, ha sentenciado en su intervención.

En las votaciones, todos los grupos han votado a favor de cada uno de los proyectos de vivienda (cada uno, un punto a discutir en el pleno) excepto los grupos municipales del PP, ERC y CUP. El grupo liderado por Alberto Fernández Díaz  ha votado en contra de los tres primeros proyectos y se ha abstenido en el cuarto; el de ERC, ha denegado su voto a favor en los tres primeros planes municipales y la CUP se ha abstenido en los cinco puntos tratados.

LA COVIVIENDA, UNA APUESTA MUNICIPAL

Tal y como explica el Ayuntamiento de Barcelona en una web especialmente habilitada para ello, la covivienda es una modalidad de vivienda muy extendida en el norte de Europa “pero poco conocida en nuestra casa”. Se trata de un modelo que permite a una comunidad de personas vivir en un inmueble sin ser los propietarios o los arrendadores, por un largo período de tiempo que puede oscilar entre los 50  y los 100 años. Asimismo, el precio es inferior al del mercado.

“Desde hace algunos años, diferentes entidades y asociaciones de Barcelona se han interesado por este modelo; es el caso de LaCol, una cooperativa de arquitectos, y de Sostre Cívic, una cooperativa de usuarios y viviendas. La intención está muy clara: ofrecer alternativas para acceder al mercado de la vivienda, que hasta hace poco se reducía a dos opciones, alquilar o comprar”, explica el consistorio.