El Banco Europeo de Inversiones (BEI) ha aprobado financiar hasta 125 millones de euros la construcción de vivienda destinada a alquiler social en Barcelona, cubriendo el 50% del coste del proyecto de 23 promociones de pisos, que sumarán un total de 2.198, incluidos en el Plan de Derecho a la Vivienda.

"Nunca el BEI había aprobado en toda España y Catalunya una operación de esta envergadura", ha defendido en rueda de prensa este martes el alcalde accidental y primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarelllo, acompañado por el concejal de Vivienda, Josep Maria Montaner.

Han detallado que, con esta operación, el Ayuntamiento se ahorrará cerca de 45 millones de euros en intereses comparado con lo que debería pagar a la banca convencional. Montaner ha resaltado que el Ayuntamiento cubrirá otro 31% del coste, y que el 19% restante será aportado por otras entidades financieras públicas o privadas.

AVAL A LA POLÍTICA DE GOBIERNO

Montaner ha resaltado que estas viviendas representan cerca de un tercio de las más de 8.800 con las que se comprometió el Gobierno municipal con el Plan de Vivienda hasta 2025, y ha defendido que la aprobación por parte del BEI "avala la política de vivienda" que impulsa el Gobierno de Ada Colau.

Pisarello ha coincidido en defender que la aprobación de la financiación por parte del BEI demuestra que hay "confianza en lo que está haciendo el Gobierno municipal", y representa un aval por las políticas de vivienda que impulsa, con una clara orientación social y de sostenibilidad energética, según él.

Ha criticado que la financiación se ha aprobado en un momento en que ni Generalitat ni Gobierno central destinan suficientes esfuerzos a la vivienda, y ha resaltado que el consistorio destina 240 millones a este ámbito aunque no sea competencia propia municipal, ha dicho: "Hemos trabajado pese a todo, porque consideramos que la vivienda es una política esencial, y no nos quedamos de brazos cruzados".

AUTONOMÍA MUNICIPAL

Ha asegurado que esta vía de financiación protege la autonomía del Ayuntamiento y se enmarca en su intención de disminuir la dependencia del consistorio de las fuentes de financiación tradicionales: "Es menos dependiente de la banca convencional, y ha diversificado las vías de financiación", también mediante la banca ética y cooperativa.

Tras esta autorización de crédito del BEI, el pleno deberá aprobar este proyecto de financiación --algo que podría hacer en junio--, destinado a viviendas para ancianos, que pagarán en función de sus rentas, y a familias con dificultades para disponer de una vivienda a precio de mercado, que pagarán según sus ingresos.

Las promociones de viviendas se ubicarán en diversos distritos, y algunas de ellas se encuentran en una fase de redacción de proyecto y otras en fase de concurso, mientras que otras están pendientes de iniciar esta fase de concurso.