El atentado de la Rambla y el clima de tensión política y social que vive Barcelona en las últimas semanas han afectado notablemente al sector turístico de la ciudad. Prueba de ello es que algunos directores de hoteles han ordenado dejar una carta en varios idiomas en las habitaciones quitando importancia a la situación.

Aunque los hoteleros intentan dar una imagen de tranquilidad y seguridad, están notando sensiblemente los efectos de la inestabilidad de la ciudad. Fuentes de un céntrico hotel reconocen que las cifras de cancelaciones son mayores de las difundidas para evitar aumentar la imagen de inestabilidad.

Barcelona se recuperó más rápido que otras ciudades que sufrieron atentados terroristas, aunque eso no quita que padeciera los efectos con cancelaciones de reservas.

Los acontecimientos que se han vivido en las últimas semanas en Barcelona relacionados con el 'procés' han vuelto a provocar cancelaciones masivas en algunos hoteles. Fuentes de un emblemático establecimiento explican a Metrópoli Abierta que han tenido renuncias de hasta el 80%, lo que ha provocado varios gabinetes de crisis en la cúpula del hotel.

El diario El País publica este viernes que tres cruceros evitaron pasar por Barcelona, como tenían previsto, y que la Asociación de Cámaras de Comercio e Industria de Europa (Eurochambres) canceló su congreso que debía celebrar en la capital catalana.