La falta de empatía con el turista o "turismofobia", un fenómeno surgido en algunos destinos de ocio españoles como Barcelona, "ha disminuido" tras un verano récord y "como consecuencia" de los acontecimientos en Catalunya, según ha señalado a Efe el vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda.

El éxito de comercial de los negocios turísticos, que han llegado a colgar el cartel de completo en muchos destinos durante todo el verano, contribuye a acrecentar las incomodidades para el residente. Los vecinos ven como los comercios, el transporte público y las carreteras se abarrotan, los precios suben y aumenta el ruido y los actos vandálicos en la calle, motivos de los brotes de la animadversión social con el visitante extranjero.

Este verano, en cambio, los trágicos sucesos en Barcelona y Cambrils y las huelgas en El Prat "han colocado una sordina" a este fenómeno de incomodidad local y "han diluido las manifestaciones sociales", según el portavoz de la asociación que agrupa a las grandes empresas del sector.

Para Zoreda, la efervescencia de la 'turismofobia' "apuntaba más turbulento al principio del verano" y ha precisado que "se han diluido sus razones de fondo" pese a un escenario veraniego de máxima actividad turística, cuyos principales indicadores han arrojado cifras inéditas.

Los ingresos globales por turista en junio alcanzaron los 6.252 millones, un 12,5 % más que en el mismo mes de 2016, con un ingreso medio por persona de 741,5 euros, un 1,25 % más, según los datos recogidos por el Banco de España.

Además, julio ha sido el mes con mayor número de visitantes extranjeros de la historia, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Por primera vez se han superado las 10 millones de personas, un 10,1 % más que en julio de 2016, y agosto apunta a que marcará otro récord de llegadas.

"REFLEXIÓN SERIA" SOBRE TURISMOFOBIA

Al margen del eclipse que sobre la fobia al turista han supuesto las huelgas y los atentados en Catalunya, Zoreda ha pedido desde Exceltur "una reflexión seria" al final de la temporada para revisar aspectos que "eviten en el futuro" este tipo de fenómenos y "conseguir un sector más sostenible".

El vicepresidente de Exceltur ha admitido la existencia en el comienzo de la temporada estival de "algunos síntomas de hastío y cansancio social" en algunos puntos turísticos determinados, y en este sentido ha señalado a Barcelona, Ibiza y Mallorca.

ALOJAMIENTOS IRREGULARES

Zoreda ha colocado en el centro de la diana de la "turismofobia" y como "principal foco de descontento" a la "creciente e incontrolada presencia" de los alojamientos turísticos irregulares.

Ha subrayado que este tipo de viviendas de alquiler vacacionales "detonan la espoleta y son el germen" de la "turismofobia", por el tipo de turista que elige este modo de alojamiento.

Exceltur cree necesario "revertir esta tendencia" y ha precisado que "acabar con el sentimiento de acogida es pegarse tiros en los pies" para un sector que está considerado como uno de los motores actuales de la economía, que en 2016 supuso el 11,2 % del PIB español y que ha generado más de 100.000 nuevos empleos en el último año.