Durante estos últimos meses, en Barcelona se han sucedido las imágenes graffitis con mensajes que instan a los viajeros a “volver a casa”. En mayo, una manifestación en Poblenou contra la masificación turística se zanjó con huevos y globos con pintura en las entradas de varios hoteles. A estos episodios de 'turismofobia' que se han vivido recientemente en la capital catalana se le suma ahora un último capítulo.

Cuatro encapuchados asaltaron el jueves pasado un bus turístico y escribieron “El turisme mata els barris” en el parabrisas delantero. Estacionados frente al Camp Nou, los individuos pararon el bus, realizaron la pintada y le pincharon las ruedas. En esos momentos, el vehículo estaba lleno de pasajeros que no entendieron del todo qué estaba pasando y llegaron a pensar que podría tratarse de un atentado terrorista.

El concejal de Turismo del Ayuntamiento, Agustí Colom, ha asegurado a RAC1 que el consistorio está a la espera de conocer todos los datos antes de denunciar lo ocurrido. Colom ha pedido que no salte la alarma por este incidente y lo ha calificado de “caso aislado”.

El edil ha recordado que hay más de 70 autobuses turísticos en la ciudad y que no se han detectado acciones similares, aunque ha indicado que el Gobierno municipal no va a "permitir que se repita".

Por su parte, la Síndica de Greuges, Maria Assumpció Vilà, ha condenado el ataque y ha recordado que "la violencia no es la solución".

“El turisme mata els barris” es precisamente uno de los lemas más repetidos entre los vecinos de Barcelona en las protestas por el proceso de gentrificación y expulsión que se vive en algunos de sus barrios. De hecho, incluso se pueden encontrar camisetas con este mismo enunciado grabado.