Un grupo de manifestantes entró el pasado 1 de mayo en el hotel Catalonia Magdalenes e hizo pequeños destrozos. La acción, que fue captada por las cámaras de seguridad del hotel, transcurrió durante la manifestación del Día del Trabajador y fue protagonizada por un grupo de unas cincuenta personas disfrazadas.

Como se ve en las imágenes, el grupo de personas disfrazadas abandona la manifestación para adentrarse en el hotel, lanzar algún objeto en su interior y golpear los cristales. Tras unos 30 segundos que dura la acción, los asaltantes se reincorporan a la manifestación.

La actuación de estas personas se enmarca dentro de la polémica que existe en la ciudad de Barcelona por la afluencia de turistas, que ya ha provocado incidentes en otros establecimientos y que está alimentando ciertas tensiones en las zonas más turísticas de la ciudad, como en los alrededores del Parque Güell o en el distrito de Ciutat Vella.

El Gremi d’Hotels de la ciudad se ha mostrado muy preocupado por este tipo de actuaciones que se viene sucediendo en los últimos meses, por lo que considera tibia actitud de los responsables del ayuntamiento a la hora de condenar estos incidentes y por la repercusión que estos pueden tener en el turismo.