La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, elige "el conflicto por encima del acuerdo". Esta es la conclusión a la que ha llegado Airbnb, después de la denuncia del Ayuntamiento sobre caso del exdirector de la compañía en España que realquiló ilegalmente una vivienda que había arrendado en Ciutat Vella. Se trata de un "asunto personal", ha afirmado la compañía en un comunicado tras la denuncia por parte de la teniente de alcalde, Janet Sanz, que había acusado el lunes a un ex directivo de Airbnb de realquilar ilegalmente el piso durante años.

Se da la circunstancia de que esa persona, cuya identidad no ha mencionado Sanz, fue director de la compañía en España entre 2011 y 2012. Sanz ha anunciado que esta semana cerrará el expediente abierto en octubre a Airbnb por anunciar reiteradamente pisos turísticos sin licencia y la multará con 600.000 euros. Además, inmediatamente le abrirá otro expediente sancionador "si no manifiesta la voluntad definitiva de cumplimiento de la ley" catalana para que "entienda que no tiene otra opción que cumplir con la legalidad".

AIRBNB RECURRIRÁ, AUNQUE NO DESMIENTE

Airbnb ha avanzado que recurrirá la multa y se ha mostrado "decepcionada por la amenaza" de sanción y "profundamente entristecida" por las declaraciones "falsas" hechas hoy por el Ayuntamiento. A pesar este comentario, el comunicado de Airbnb no desmiente la denuncia del Ayuntamiento de Barcelona sobre las prácticas de este exdirectivo, y se limita a subrayar que esta persona "ya no trabaja en Airbnb" y que el anuncio "ya no está en la plataforma desde 2016".

En la nota, la compañía asegura que ha trabajado "incansablemente" con el Ayuntamiento para conseguir llegar a un acuerdo y de hacer ofertas "firmes y generosas" al consistorio. "Sin embargo, el Ayuntamiento rechazó esas negociaciones y ha escogido el conflicto por encima del acuerdo. Esta es una oportunidad perdida que crea más confusión y frustración entre las familias locales", asegura Airbnb. Subrayan que su actividad generó 167 millones de euros el año pasado para los barceloneses y que quiere "ser un buen aliado de Barcelona".