Punto de inflexión. Tras la reunión de esta mañana con el gobierno municipal de la alcaldesa Ada Colau, Airbnb ha prometido retirar de su portal los apartamentos turísticos ilegales. “Nos hemos comprometido a desarrollar un proceso sencillo en el cual el Ayuntamiento nos notificará de la existencia de alojamientos turísticos ilegales y procederemos a retirarlos rápidamente de la plataforma”, ha asegurado el responsable de políticas públicas de Airbnb, Sergio Vinay.

El anuncio se enmarca después que el Ayuntamiento haya cerrado el expediente que multará con 600.000 euros a la plataforma por incumplir la legalidad vigente y la amenaza de iniciar un nuevo procedimiento sancionador similar. Tal como ha reconocido Vinay, el resultado de esta primera reunión “ya es bastante”, tras las agitadas semanas anteriores. Los detalles del acuerdo se terminarán de cerrar en las próximas reuniones.

EL AYUNTAMIENTO HARÁ LLEGAR UN LISTADO CON LOS PISOS ILEGALES

Desde el consistorio, la teniente de Urbanismo, Janet Sanz, ha querido destacar el “punto de inflexión” en cuanto “a la predisposición de Airbnb con cumplir con la legislación”. La forma de cómo el Ayuntamiento comunicará a la plataforma cuáles pisos son ilegales se hará inicialmente mediante un listado convencional. Un método que, con el tiempo, se pretende digitalizar mediante un sistema informático que corrobore si el número de licencia RTC de los apartamentos turísticos es real o inventado por los anfitriones que publican en el portal sus viviendas.

Cabe destacar el palpable escepticismo del gobierno municipal con la promesa de Airbnb. De hecho, la misma Janet Sanz ha remarcado que, hoy por hoy, la plataforma continúa publicando apartamentos ilegales. Por este motivo, desde el ejecutivo estarán atentos a este primer gesto de la plataforma.