La plataforma móvil Cabify prevé multiplicar por 10 su flota en Barcelona a finales de 2017, hasta los 500 vehículos. Se trata del primer plan de expansión de negocio después de abrir una oficina física en la ciudad en diciembre de 2016, ha informado este jueves en un comunicado.

Este incremento de la flota que ha propuesto la aplicación para contratar servicios de coche con conductor profesional supondrá, según la compañía, la creación de empleo tanto para conductores como para personal en las oficinas locales. Según Cabify, generarán unos 1.000 puestos de trabajo a cierre de 2017.

Como parte de su apuesta por el mercado catalán, la empresa ha lanzado este jueves en Barcelona 'Cabify Baby', una categoría para viajar con niños y que cuenta con vehículos con sistemas de retención infantiles. Es un modelo de negocio que puso en marcha hace dos meses en Madrid.