Centenares de personas se concentran desde este mediodía frente a la sede la CUP para impedir el paso de la Policía Nacional. Los 12 furgones que blindan los accesos a la calle Casp por Mallorca y Sardenya no han podido impedir que militantes y afines se reúnan para demostrar su rechazo al intento de requisar material relacionado con el referéndum del 1-O. “Deberán pasar por encima de nuestros cuerpos”, les ha avisado la portavoz del secretariado nacional de la CUP, Núria Gibert, mientras los manifestantes se sentaban a las puertas del edifico.

Entre pitidos y consignas como “esto con Franco sí pasaba” al “avui comença la nostra independència”, las personas concentradas han interpelado a los cuerpos policiales, que, hasta el momento, no intentado desalojar la calle. Según fuentes de la formación anticapitalista, podrían estar esperando a recibir una orden judicial para registrar la sede.

Asimismo, Gibert ha confirmado que desde la formación anticapitalista no conocen los motivos de esta operación policial “porque, cuándo nuestros diputados se han dirigido a los jefes de los efectivos desplegados, no se han dignado ni a hablar con nosotros, ni nos han explicado nada”.

Sentada delante de la sede de la CUP / EFE/Andreu Dalmau

Algunos cargos de la CUP como la diputada Anna Gabriel se han apresurado en recordar “la importancia de ejercer una resistencia pacífica y a no caer en provocaciones". "Todas las que estáis aquí, estáis de manera honesta. Pero no podemos descartar que haya alguien que tenga otros objetivos", ha remarcado.

La CUP, que ha calificado la actuación policial de “asedio", ha asegurado que ya se ha llevado el material a las sedes de otras ciudades. De hecho, la veintena de militantes que se encuentra en el interior del edificio ha repartido carteles que llaman a votar 'sí' en el referéndum entre los concentrados.

El exdiputado de la CUP David Fernández, presente en la concentración, ha llamado a los manifestantes a no recular mientras la Policía Nacional no enseñe una orden judicial para irrumpir en la sede. Junto a Fernàndez, también se han movilizado hasta la calle Casp el portavoz del Secretariat Nacional de la CUP, Quim Arrufat, las diputadas Mireia Boya y Gabriela Serra, la concejala del Ayuntamiento Maria Rovira, así como el edil de Barcelona en Comú Jaume Asens y el líder de Podem, Albano Dante Fachín.

De hecho, Podem Catalunya ha ofrecido su sede de la calle Sardenya, a poco más de 200 metros de la de la CUP, para que las personas concentradas puedan "cargar baterías, ir al lavabo o descansar".