El Gobierno Español está desplegando un gran dispositivo policial en Catalunya, pero se está encontrando con un problema, el alojamiento. Ante la negativa de varios hoteles de dar cabida a los agentes de seguridad, el Ministerior de Interior ha tenido que buscar alternativas.

Y estas alternativas son, principalmente, alojar a los 1.000 agentes de la Policia Nacional y de la Guardia Civil enviados excepcionalmente a Catalunya en el cuartel de Manresa y en un crucero de Balearia, según informa El Español. El Ministerio del Interior ha alquilado la embarcación, que ha atracado en el muelle de Lepant de Barcelona y tiene capacidad para 2.000 personas.

Dicho medio asegura haber tenido acceso a un documento en el que se ordena la salida hacia Barcelona de tres grupos de antidisturbios este mismo jueves y su regreso a su destino habitual en 10 o 15 días. En dicho documento se establece que en cada camarote dormirá cuatro agentes en régimen de pensión completa, pero sin recibir dietas al respecto.

Dicho documento también anula, ante la excepcionalidad de la situación, los permisos por asuntos propios. El objetivo del Ministerio de Interior es reforzar las fuerzas del orden que dependen directamente de Madrid, para poder evitar la celebración del referéndum de Catalunya, convocado por la Generalitat y declarado ilegal por el Tribunal Constitucional.

El Ministerio ha hecho pública esta instrucción, con vigencia desde hoy, 20 de septiembre, hasta el 5 de octubre, aunque excepcionalmente podría ampliarse si las circunstancias así lo aconsejan.

La medida afecta tanto a los agentes destinados en Cataluña como aquellos que han sido enviados en comisión de servicio en los últimos días.