Durante poco más de una hora, Barcelona revivió este martes el pánico de los atentados del 17 de agosto. Una falsa alarma obligó a los Mossos d'Esquadra a desalojar la estación de Sagrada Familia y a acordonar los alrededores del templo. El amplio operativo policial y algunas informaciones contradictorias en las redes sociales provocaron un gran nerviosismo entre los ciudadanos.

Poco después de las 20:15 horas, los Mossos, con la ayuda de la Guàrdia Urbana, empezaron a desalojar las tiendas del entorno de la Sagrada Familia y establecían un perímetro de seguridad, cortando las calles Provença, Roselló y Sardenya. Un total de nueve manzanas del Eixample se vieron afectadas y los convoyes de las líneas 2 y 5 del metro no se detenían en la estación de Sagrada Familia. La policía catalana, a través de Twitter, pedía a los vecinos de la zona que no salieran de sus domicilios por precaución.


UNA FURGONETA SOSPECHOSA

El motivo de la alarma fue una furgoneta aparcada en la calle Provença, que transportaba un paquete no identificado. El vehículo levantó las sospechas de la policía catalana, que se vio obligada a movilizar a los Tedax. Poco después, hacia las 21:30, los Mossos confirmaban que se trataba de una falsa alarma. Los dos ocupantes de la furgoneta fueron retenidos en un primer momento, pero rápidamente los dejaron en libertad.

El suceso de este martes coincidió con la celebración de un evento de alcance internacional, como es el partido de Champions que disputaban el FC Barcelona y la Juventus. También coincidió con diversos controles policiales que se realizaron durante todo el día en las vías de entrada de la ciudad, a raíz de una alerta de ámbito europeo que se recibió desde el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO). Una aviso de atentado, según explicaron fuentes de Interior, que no advertía de amenazas concretas en Catalunya, sino en diversos países europeos.

Barcelona se encuentra en alerta antiterrorista de nivel 4 sobre 5 desde los atentados en el semanario de Charlie Hebdo en Francia, pero tras el atropellamiento masivo en las Ramblas se ha multiplicado el dispositivo antiterrorista y redoblado el intercambio de información con las policías europeas. Según fuentes policiales, el aviso de alerta en la Sagrada Familia habría sido lanzado por los servicios de inteligencia franceses.