En un sprint delictivo, durante tres días fueron capaces de atracar nueve comercios, cometer ocho robos con violencia y sustraer siete coches, que se sepa. Finalmente, y como no podía ser de otra manera, fueron detenidos por agentes de los Mossos d'Esquadra.

Los tres detenidos tienen nacionalidad española y edades comprendidas entre los 35 y 43 años. El operativo policial desplegado para su captura surgió efecto cuando una patrulla les dio el alto y ellos no pararon. Finalmente, fueron arrestados en Sant Andreu, en un vehículo robado.

El sprint de robos empezó el domingo 27 de agosto por la noche, cuando atracaron dos panaderías y un bar de Santa Coloma de Gramenet, utilizando dos furgonetas sustraídas con anterioridad.

El lunes se dedicaron a diversos atracos y tirones en Sant Martí y Badalona. Para ello utilizando otro vehículo diferente, también de propiedad ajena, que apareció por la tarde quemado. Tras conseguir otro vehículo, volvieron a la carga. Un tirón, el atraco a un bar de Badalona y una farmacia de Nou Barris fue el resultado de sus fechorías.

Día nuevo, coche nuevo. El martes se hicieron con un vehículo en Montcada i Reixac i en esa misma población atracaron a un camionero. También a un taxista en Sant Andreu. El turismo volvió a acabar ardiendo.

El miércoles descansaron, que se sepa por ahora, hasta que llegó la noche, cuando a punta de navaja le robaron a una chica el coche y lo utilizaron para atracar dos bares en Sant Martí. Por el camino intentaron dar un tirón a una chica que paseaba por la acera, pero no lo consiguieron.

Dos de los ladrones fueron detenidos en el control. Al tercero se le localizó al día siguiente. Los agentes no descartan nuevas detenciones relacionadas con el caso ni la atribución de más delitos. Para llevar a cabo los atracos, los detenidos amenazaban a sus víctimas con un jeringuilla o una navaja. Si se resistían no dudaban en agredirles.

Pese a que estuvieron a punto de atropellar a un par de ciudadanos en la huida de sendos tirones, los ladrones no han causado lesiones de consideración a ninguna de sus víctimas. Dos de los detenidos ya han sido puestos en libertad con cargos, mientras que el juez ha decretado el ingreso en prisión del tercero.