Los trabajadores de La Modelo finalmente no irán a la huelga. El sindicato Agrupació de Cossos de l'Administració d'Institucions Penitenciàries (Acaip.cat) instaló una urna tanto el pasado domingo como este martes para que los empleados depositaran su voto y decidieran si querían secundar el parón o no. Pero la escasa participación ha echado por tierra la propuesta.

La consulta iba dirigida a una plantilla de unas 600 personas que dependen de diferentes departamentos gubernamentales, aunque principalmente se trata de funcionarios de la Conselleria de Justicia. Empleados de servicios penitenciarios así como de otros colectivos que trabajan en la cárcel y que han sido llamados a las urnas, pero tan solo un 35,5% del censo ha depositado su voto, según fuentes sindicales. Es decir, no ha alcanzado la mayoría simple que exige la ley para poder convocar la huelga.De nada ha servido que el sí a la huelga se haya impuesto en ese 35,5% del censo. 

Entre los trabajadores de la plantilla de los servicios penitenciarios que han votado el el domingo y el martes, el 78,7% ha secundado la propuesta mientras que el 21,3% de los que depositaron su papeleta se ha decantado por el no. Por su parte, entre el resto de colectivos de trabajadores de La Modelo que han participado, el 83,3% ha votado que sí y el 21,3 que no.

“Pese a la aplastante victoria del sí, el Real-Decreto Ley 17/77 exige una mayoría simple del censo de La Modelo para ir a la huelga. Con los resultados obtenidos no se puede convocar”, han puntualizado desde el sindicato. Pesea todo, Acaip ha agradecido la participación de los empleados durante las dos jornadas de consulta que "se han celebrado sin ningún tipo de incidente".

Motivos de la consulta

El sindicato propuso la consulta entre los trabajadores ante un traslado que tachan de “forzoso”. El cierre de La Modelo implicará un reajuste del sistema penitenciario catalán ya que los trabajadores e internos de esta histórica prisión barcelonesa tendrán que ser distribuidos por otros centros hasta que esté preparada la nueva cárcel de Zona Franca. Una prisión que todavía ni se ha empezado a construir y que la administración no prevé que abra sus puertas hasta 2025.

Asimismo, Acaip denunciaba el proceso “poco transparente” a la hora de comunicar las plazas disponibles para que los funcionarios pidan el traslado temporal. La idea con la que el sindicato iba a la consulta era obligar a la administración a “aclarar cosas y que todo el proceso de nuevas plazas sea transparente y público. Hay muchas dudas”, tal y como sostenía a Metrópoli Abierta el portavoz de la entidad sindical, Francesc López.