Un director de los Mossos d’Esquadra con un perfil netamente independentista. Así es Pere Soler, el nuevo alto cargo de la policía catalana a propuesta del conseller de Interior, Joaquim Forn, que sustituirá a Albert Batlle.

Soler, cuyo nuevo cargo será anunciado este martes de forma oficial, fue director general de Servicios Penitenciarios de la Generalitat entre 2013 y 2016, cargo que también ocupó su predecesor, pero él entre. A partir de ahora, este abogado natural de Terrassa (Barcelona) asumirá el cargo a dos meses y medio del referéndum independentista, el detonante de la dimisión de Batlle.

El ya ex director de los Mossos ha alegado diferencias políticas debido a la presión soberanista. Una presión que aumentó el pasado viernes tras la toma de posesión de Forn como nuevo conseller de Interior, hecho que ha incrementado la inquietud en el cuerpo de policía.

RETICENCIAS DE CUP Y ERC

Antes de la llegada de Forn al Govern, ya existían reticencias de ERC y CUP a la figura de Batlle desde que en la consulta del 9 de noviembre de 2014 remitiera un escrito a todos los agentes. En ella, el Director de los Mossos les recordaba su obligación de cumplir la ley y "actuar con neutralidad política e imparcialidad", incluso cuando estuvieran fuera de servicio.

Tras asumir el cargo de Interior, y en un claro mensaje a Batlle, Forn quiso dejar claro que los Mossos facilitarán que el referéndum se desarrolle "con normalidad", como hacen a su juicio las policías de todo el mundo en una jornada electoral.