Este viernes entran en funcionamiento los nuevos controles obligatorios a todos los viajeros, incluidos los comunitarios, que crucen las fronteras exteriores de la Unión Europea (UE), con la instalación de sistemas tecnológicos o la comprobación de documentos de viaje.

El Ministerio de Interior ha establecido estos nuevos controles en diversos puestos fronterizos aéreos, marítimos y terrestres como el aeropuerto de Barcelona, así como los de Girona, Madrid, Palma de Mallorca, Alicante y Málaga, además del puerto de Algeciras o en el puesto de control de La Línea de la Concepción, entre otros.

Los medidas se producen tras la entrada en vigor de la nueva normativa que modifica el código de fronteras del espacio Schengen, con el fin de mejorar la seguridad en la lucha contra el terrorismo. En el caso de los ciudadanos europeos, se comprobará sistemáticamente sus documentos de viaje tanto al entrar como al salir de las fronteras exteriores de la UE.

Además, las autoridades españolas han instalado sistemas tecnológicos y han reforzado el personal en los puntos de mayor tránsito de viajeros para minorar las molestias y el tiempo de espera.

El objetivo es aprovechar más eficientemente las bases de datos nacionales y de la Unión Europea (UE), así como las medidas de seguridad de las últimas generaciones de documentos de identidad y de viaje, con el fin de mejorar la seguridad, muy especialmente, en la lucha contra el terrorismo yihadista, procurando limitar las posibles molestias generadas a los viajeros.

El Ministerio del Interior recomienda a los ciudadanos europeos llevar consigo el pasaporte biométrico o el DNI electrónico si van a entrar o salir del espacio Schengen para poder utilizar los sistemas automatizados ABC y disminuir el tiempo de espera en los controles.