El Ayuntamiento de Barcelona refuerza sus equipos de civismo de cara a la temporada de verano. Hace unos días anunciaba la incorporación de educadores ambientales en las playas que complementarán la labor de control de Guardia Urbana y Mossos d’Esquadra. Pero no serán los únicos que patrullen la ciudad. La capital catalana también cuenta con agentes cívicos, un cuerpo que nació en 2015 con 25 miembros y que ahora cuenta con 89, tras la incorporación de 16 nuevos efectivos.

Identificados con un uniforme de color negro y amarillo  y un chaleco naranja, el nuevo dispositivo formado por un total de 16 nuevos agentes trabajará sobre dos terrenos: uno, el de las Fuentes de Montjuïc y otro, en el Turó de la Rovira.

font mont ok
La fuente de Montjuïc / Ajuntament de Barcelona

CIVISMO EN MONTJUÏC Y TURÓ DE LA ROVIRA

En el primer equipo de 14 miembros regulará de junio a septiembre el flujo de visitantes durante los horarios de espectáculos de luz, música y agua que se ofrece a los pies del MNAC.

En este espacio, que el año pasado recibió la visita de 2,5 millones de personas, los agentes facilitarán el acceso a los pasos de peatones, en las escaleras mecánicas y en las pasarelas además de informar a los visitantes y evitar conductas incívicas en las inmediaciones, ha informado el consistorio. El resto del año también actuarán estos agentes en las inmediaciones de la fuente, pero será en grupos más reducidos en función de la temporada turística.

Asimismo, una pareja de agentes cívicos patrullará la zona de la Batería Antiaérea del Turó de la Rovira para controlar los accesos a las calles Labernia, Maria Labernia y Mühlberg. Los guardias velarán por el uso responsable del espacio público.

agentes civicos interior
Imágen de archivo de agentes cívicos en la Barceloneta / Ajuntament de Barcelona

CAMPAÑA FORESTAL

Los 16 nuevos agentes cívicos se suman a un equipo que hasta ahora estaba compuesto por 73 profesionales (47 hombres y 26 mujeres) distribuidos por las inmediaciones de la Sagrada Familia, el Park Güell, el Mercat de la Boqueria, la Barceloneta, Trinitat Vella y la montaña de Montjuïc. La tasa turística financia gran parte de la ampliación.

Este lunes, el Ayuntamiento también ha informado sobre el refuerzo de la vigilancia en sus zonas más verdes. Mediante la Guàrdia Urbana y los Bomberos de Barcelona, se inician las medidas preventivas entorno a la Sierra de Collserola y el resto de zonas forestales por tal de evitar incendios en los meses de estío.

La campaña forestal, activa hasta septiembre, supone la activación del Parque de Bomberos de Vallvidriera para tener un rápido acceso a la zona. Asimismo, tres patrullas territoriales de la Guardia Urbana en los distritos de montaña incrementarán sus contactos con los vecinos.

Las Unidades de Sarrià-Sant Gervasi, Horta-Guinardó y Nou Barris se encargarán de controlar la zona forestal y de patrullar de forma preventiva detectar, controlar y actuar sobre las actividades que se desarrollen en esta área de la ciudad.