El pasado viernes, la policía detuvo a un vendedor ambulante tras un incidente con el propio cuerpo de seguridad. Los hechos ocurrieron el pasado viernes, cuando varios policías de paisano le pidieron al mantero que le enseñara lo que llevaba. Según el testimonio de Vicenç Forner recogido por El Periódico, él pidió ayuda a otros compañeros y fue cuando también acudieron más agentes de seguridad, lo que aumentó la tensión entre ambas partes.

El testimonio, que fotografió la escena, asegura al diario que la tensión fue acompañada de gritos carreras y empujones. En total, media hora de nerviosismo y tirantez que acabó con la detención del mantero que ya ha pasado a disposición judicial.

El Ayuntamiento sostiene que fue un “incidente” en el que “un mantero agredió a un guardia urbana” por lo que fue detenido. Desde el Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes, el incidente se trató de una provocación para estigmatizar a este colectivo en pleno verano, tal y como recoge el diario.