Las tensiones vividas durante el referéndum del 1-O no acabarán con el cierre de los espacios electorales. Las entidades independentistas abogan ahora por una huelga general para el martes, a la espera de nuevas iniciativas que agrandarán la fractura de la sociedad catalana. Barcelona, la capital, se prepara para otra jornada de alto riesgo.

El presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, ha convocado a los ciudadanos catalanes a sumarse a un huelga general, que ha denominado “huelga nacional”, para el martes. El anuncio lo ha hecho en la plaza de Catalunya tras analizar el desarrollo de la jornada.

El vicepresidente del Govern, el republicano Oriol Junqueras, se reunió el domingo por la tarde con representantes sindicales y organizaciones de la sociedad civil catalana para pactar una movilización como respuesta a la actuación de las fuerzas de seguridad del Estado durante el 1-O.

LOS SINDICATOS

La denominada plataforma Taula per la Democràcia ha reunido a los sindicatos UGT, CCOO, Unió de Pagesos, CGT y PPEC. También ha contado con la presencia de las patronales Pimec y Cecot, y las entidad independentistas Òmnium y ANC.

La convocatoria de huelga para el 3-O cuenta con el respaldo de la CUP. El dirigente cupero Quim Arrufat ha llamado a “paralizar” el país, mientras que Cuixart ha recalcado: “Ahora todo empieza”. Jordi Sánchez, presidente de la ANC, se ha dirigido a Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat: “Lo esperamos todo de su compromiso. President, no nos falle. Vienen momentos trascendentales en la historia de nuestro país. Esperemos que el compromiso de este Govern permita ver bien pronto el nacimiento de una república catalana libre”.