Nuevo movimiento a menos de 72 horas para el Día D. Desde primera hora de este jueves, la Guardia Urbana custodia la nave municipal donde la Administración General del Estado guarda las urnas que se utilizan en los distintos procesos electorales. Con esta maniobra el cuerpo policial municipal acata la instrucción del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), la cual ordena impedir la celebración del referéndum del 1-O (suspendido por el Tribunal Constitucional), así como el uso de material electoral.

La nave industrial propiedad del Ayuntamiento se encuentra en el carrer del Perú, en el Distrito de Sant Martí y, si no hay cambios, continuará custodiada por los agentes hasta el 1 de octubre como mínimo. La idea, al fin y al cabo, no es otra que evitar el traslado de las correspondientes urnas a los colegios electorales. De hecho, el TSJC también ha ordenado el precinto de estos locales, e incluso establecer perímetros de seguridad de 100 metros respecto al punto de votación (pudiendo invadir incluso la vía pública). En el caso de resultar ya ocupados por los organizadores, la interlocutoria también señala que los espacios deberán ser desalojados.

Vista del interior del almacén municipal donde se guardan las urnas / EFE - Alejandro García.
Vista del interior del almacén municipal donde se guardan las urnas / EFE - Alejandro García

PROHIBIDO ENTRAR Y SALIR DE LA NAVE

Respecto al resto de empleados de la nave, el sindicato Solidaritat Obrera ha comunicado mediante las redes sociales que “han sido avisados que hoy no trabajan”. Y si todo continúa igual, tal vez mañana tampoco. Dese primera hora de la mañana no se puede entrar o salir del taller.