El hombre de 38 años que permanecía ingresado en el Hospital Sant Pau dese el pasado 1 de octubre, tras recibir el impacto de una bala de goma, ha recibido este lunes el alta.

Así lo ha informado la Conselleria de Salud de la Generalitat a través de un tweet. La semana pasada, la familia del herido explicó en rueda de prensa que el hombre no perderá el ojo después de haber sido sometido a una intervención de reconstrucción, si bien se desconoce si recuperará la vista.

El hombre recibió el impacto de una bala de goma en las cargas policiales del pasado 1 de octubre en los alrededores de la escuela Ramon Llull, cuando los agentes de la Policía Nacional intentaban abrirse paso entre la gente para abandonar el lugar con las urnas. Ante la resistencia de los ciudadanos, que luchaban por evitar el éxito de la actuación policial sentándose en el suelo y cortando así el paso, los agentes dispararon balas de goma, una de las cuales le impactó en el ojo este hombre.

En cambio, el hombre que sufrió un infarto en Lleida durante la actuación policial para retirar las urnas del centro de Mariola, permanecerá ingresado en el Hospital Vall d'Hebron. Otro de los heridos, que ingresó en el hospital por una fractura de fémur, recibirá el alta en las próximas horas, según la Conselleria de Salud catalana.