Los Mossos d'Esquadra han localizado este jueves los cadáveres de una mujer de 59 años y su hijo, de 30, en un domicilio de Barcelona. El cuerpo policial ha abierto una investigación para esclarecer los hechos. Las primeras hipótesis apuntan a que el hijo, de nacionalidad española, habría asesinado a su madre y posteriormente se habría suicidado.

Los Mossos, según han explicado en un comunicado, han recibido a las cuatro de la tarde un aviso que alertaba de la muerte de dos personas en un domicilio de la calle Còrsega. Los agentes se han desplazado rápidamente hasta la vivienda indicada, donde se han encontrado los cuerpos fallecidos.

El Área de Investigación Criminal de los Mossos, responsables de la investigación, intenta averiguar ahora cómo se habrían producido las dos muertes y si se habrían utilizado armas en el presunto crimen.

Los hechos, según apunta el El Periódico, se podrían haber desencadenado después de la muerte del padre de la familia esa misma mañana. Al cierre de este edición, todavía no se conocían más detalles de la investigación.