La tensión por la huelga de metro sube de nivel para convertirse en algo personal. Una concentración sorpresa en el exterior de la parada de metro de Sant Andreu ha acabado en escrache frente a la puerta de la presidenta de TMB, Mercedes Vidal.

Medio centenar de personas, entre ellas el exregidor de la CUP Josep Garganté, se han dado cita este lunes a las 20:30 horas en la plaza Orfila para llevar a cabo una acción sorpresa. Nadie sabía nada o nadie quería explicar nada, pero 15 minutos más tarde, todos bajaban al metro.

Los convocados estaban preparados para llegar al andén no sin antes bloquear las puertas de acceso con cinta aislante sin que el guardia de seguridad puediera hacer nada por evitarlo. Se han forzado las puertas para permitir la libre circulación de los usuarios de metro de esa estación en el undécimo día de huelga en el suburbano.

IMG 2415
Un agente de seguridad en la parada de metro de Sant Andreu /M.S.
 

CUP, ENDAVANT, COS Y CNT

Mientras unos bloqueaban las puertas, otros colocaban pancartas y pegatinas en las paredes y había quien coreaba consignas como: ‘Mercedes Vidal, dimisión’ o ‘Barcelona en Comú no representa a ningú’. Después, todo el grupo ha descendido hasta el andén para llegar a la segunda puerta de acceso al metro y repetir la acción. Todo ello ante la atónita mirada de los usuarios que esperaban al siguiente convoy.

Entre los manifestantes, había miembros de la CUP, Endavant (Organització Socialista d'Alliberament Nacional), de la Coordinadora Obrera Sindical (COS), de Bescanvi Sindical y de la CNT de metro de Barcelona. Todos ellos convocados en solidaridad con la huelga de metro y sus trabajadores, según repetían una y otra vez. Pero la acción sorpresa no se quedaba ahí. El medio centenar de personas se ha dirigido hacía la portería de Vidal para protestar frente a su casa, en una céntrica calle de Sant Andreu.

IMG 2416
Una de las manifestantes sosteniendo un cartel / M.S.

CARTELES CONTRA VIDAL EN SU PROPIA PUERTA

En ese punto, ante la mirada de viandantes y vecinos, los manifestantes han desplegado dos pancartas y han enganchado carteles en los que aparece su rostro con los ojos tapados por un ‘culpable’ y la palabra 'dimisión' en grande. Carteles que no solo han empapelado literalmente su portal, sino también la parada de bus que hay justo enfrente. Los vecinos no daban crédito a lo que veían mientras que dos agentes de la Guardia Urbana regulaban el tráfico.

La acción ha culminado con una sonora pitada que se suma a otras consignas como las de "Mercedes Vidal, fora del barri", o el de "Vidal traidora de las treballadores". Tras el escrache a la puerta de la también regidora de movilidad, los manifestantes han continuado su recorrido por el centro del distrito de Sant Andreu.

IMG 2414
Carteles pidiendo la dimisión de Vidal enganchados en la parada de bus / M.S.

REPROBACIÓN DEL VIDAL

El pasado miércoles, la consellera y presidenta de TMB Vidal fue reprobada en sede municipal por todos los grupos municipales excepto por su propia formación, Barcelona en Comú, y el socio de gobierno, PSC. La oposición en bloque, ante la presencia de representantes de los trabajadores del metro, criticaron la gestión de Vidal en un conflicto laboral que podría extenderse a la Diada de Catalunya, las fiestas de la Mercè y los días de partidos de Champions con el Barça como protagonista.

Ante este escenario, y el que acumula Barcelona, la oposición también instó a la alcaldesa, Ada Colau, a tomar las riendas de la negociación para desencallar un conflicto que se ha convertido en prioridad dentro y fuera del andén.

NUEVOS ACTOS VANDÁLICOS

La undécima jornada de huelga en el metro -que coincidía por primera vez con la del Bicing- ha requerido, una vez más, regular el paso de los viajeros en las paradas de La Sagrera. A ello se han sumado los acto vandálicos que se han registrado en varias estaciones del suburbano.

Fuentes de TMB han explicado que ha habido alguna incidencia en estaciones como la del Clot (L1), donde se han inutilizado algunas máquinas expendedoras de billetes y de validación, aunque la incidencia ya ha sido solucionada. También se han registrado actos vandálicos en las máquinas de validación de títulos en las estaciones de Joanic (L4) y Fontana (L3).