Los Mossos d'Esquadra han desmantelado a un grupo de ladrones que se dedicaba a robar con violencia en domicilios. Por el momento se les imputan tres asaltos en domicilios de Barcelona, Sant Cugat del Vallès y Esplugues de Llobregat.

Las víctimas de los robos acostumbraban a ser personas mayores, a las que los ladrones no dudaban en atar manos y pies mientras asaltaban la casa. Los atracos se produjeron entre febrero y mayo. El 21 de febrero en Esplugues de Llobregat, el 29 de marzo en Barcelona, en el distrito de Nou barris, y el 5 de mayo en Sant Cugat del Vallès.

Los Mossos dan por desarticulada la banda tras la detención de los últimos cuatro integrantes. Los agentes entraron y registraron cuatro viviendas en el marco de la operación que ha permitido la captura de los delincuentes.

Durante los registros, los Mossos d'Esquadra han encontrado joyas, relojes y aparatos de telefonía relacionados con los robos. También han incautado una pistola detonadora, 53 gramos de cocaína, así como sustancias de corte y balanzas de precisión.

Los ocho detenidos son de nacionalidades española y dominicana. Cuatro se encuentran en prisión, a tres de ellos se les vincula con el atraco el pasado 8 de junio a una joyería de Guardiola del Berguedà y el otro por contar con diversos requerimientos judiciales. A dos de ellos se les imputa también el delito de tráfico de estupefacientes.