Agentes de la Guàrdia Urbana detuvieron el pasado 13 de julio a tres personas cuando estaban robando un vehículo de alta gama en el párking de la playa de la Nova Icària. Los policías, que patrullaban de incógnito, sospecharon por la actitud de los delincuentes, que vigilaban “de forma excesiva el entorno”, según el comunicado oficial.

Los detenidos reconocieron los hechos en el momento, ante la evidencia del robo. Los agentes decidieron actuar e identificarse cuando vieron que uno de los delincuentes daba una señal a sus compinches y abrían el maletero del vehículo de alta gama y tras desvalijarlo trasladaban las pertenencias al coche contiguo.

En el interior del vehículo, los ladrones encontraron cuatro mochilas, una con un ordenador portátil, otra con cuatro teléfonos móviles y un gps, una tercera con ropa de marca y la última con otro teléfono, ropa y documentación del propietario. También había un cordón de oro con una cruz, valorado en 950 euros, una caja metálica de caudales con 18.700 euros y otro aparato de telefonía y una carpeta con documentación.

Objetos robados del vehículo / GUÀRDIA URBANA
Objetos robados del vehículo / GUÀRDIA URBANA

Los policías descubrieron también que uno de los detenidos llevaba en la mano encendido un inhibidor copiador de frecuencias, que presuntamente habrían utilizado para abrir el vehículo, pues no había ni cristales rotos ni ninguna cerradura estaba forzada.

La víctima ha recuperado todas sus pertenencias, valoradas conjuntamente en 25.000 euros, y los detenidos están acusados de un delito de robo con fuerza.