Los Mossos d'Esquadra han detenido a dos personas acusadas de robar en al menos 12 apartamentos turísticos. Uno de ellos utilizaba un bastón y caminaba con dificultad, lo que le permitía pasar desapercibido entre los vecinos y, cuando nadie miraba, forzar la puerta para acceder a la finca.

Los ladrones vigilaban las viviendas para asegurarse que los turistas se habían ido. Entonces, el ladrón que utilizaba bastón utilizaba los métodos de la radiografía o llave falsa para acceder a la finca. Su cojera y el bastón le permitían pasar desapercibido entre los peatones. Una vez dentro de la finca accedía al apartamento mediante los mismos métodos.

Dentro del apartamento robaba todas las pertenencias mientas su compinche vigilaba desde la calle. Principalmente, sustraían dinero en metálico, joyas y aparatos electrónicos.

El detenido que utilizaba bastón utilizaba diversas identidades y cuenta con 106 antecedentes por delitos similares, la mayoría por robo en domicilio. Anteriormente actuaba en la Costa Blanca, donde era conocido en diversos cuerpos policiales.

La detención del ladrón cojo se produjo el pasado 21 de junio y el 24 pasó a disposición judicial. El magistrado decretó su ingreso en prisión, donde permanece. Su compinche fue detenido el 25 de junio y quedó en libertad con cargos. Ambos son de nacionalidad argelina.

Los Mossos iniciaron la investigación tras recibir diversas denuncias en las que coincidían el modus operandi de los ladrones, que llegaron a entrar varias veces en el mismo apartamento.