A las 17:00 horas del 17 de agosto de 2017, Barcelona se paralizó, se quedó sin palabras, enmudeció de dolor. El terrorismo yihadista había atacado al centro de su corazón en un atentado que como ha calificado la alcaldesa Ada Colau, supondrá un antes y un después para la ciudad. Una semana después del fatídico día, Barcelona sigue de luto no oficial pero, poco a poco, ha recuperado el ritmo y el pulso propio de la ciudad.

La Rambla se ha convertido en un homenaje ciudadano en el que las flores, las velas, los peluches y los mensajes han creado un mosaico de unidad y de fuerza. Una imagen que reconforta a las miles de personas que pasan cerca de los altares improvisados en los que muchos de ellos guardan silencio o depositan su ofrenda a las 13 víctimas mortales del atropello masivo. A ellas, se sumaron la mujer que falleció en el atentado de Cambrils (Tarragona) y el joven de Vilafranca del Penedés al que el yihadista asesinó para robarle el coche y huir. 

636390939818611359
Turistas y barceloneses continúan homenajeando con ofrendas a las víctimas / EFE- Andreu Dalmau

EL AUTOR DE LA MASACRE, ABATIDO

Durante el fin de semana, tras asumir el Daesh la autoría del atentado, las pesquisas y arrestos efectuados por los Mossos empezaban a esclarecer los hechos al tiempo que Barcelona empezaba a asimilar lo sucedido. El pasado lunes, gracias a la labor policial y la colaboración ciudadana, los agentes abatieron a tiros al autor material de la masacre, Younes Aboyaaqoub, tras cuatro días de búsqueda. El terrorista, de 22 años, era uno de los integrantes de una célula yihadista que preparaba un atentado mucho mayor, con la Sagrada Família y otras iglesias en el punto de mira.

Fuentes militares y policiales aseguran que podrían haber preparado entre 100 y 150 kilos de explosivos TATP con los 500 litros de acetona que habían comprado y que guardaban en el chalé de Alcanar (Tarragona). La deflagración que sufrió el jueves por la mañana -guardaban más de 100 bombonas de butano- precipitó la masacre vivida por la tarde.

Imagen de cómo quedó el chalé de Alcanar en el que murió el imán tras la explosión (Tarragona) / EFE
Así quedó el chalé de Alcanar (Tarrgona) tras la explosión / EFE

En la explosión murió el imán de Ripoll Abdelbaki Es Satty. Es el presunto cerebro de la célula terrorista al que Bélgica ya había fichado y del que un policía de la localidad de Vilvoorde había advertido a los Mossos después de que en una mezquita mostrara su deriva más radical.

Ante este caso, la Federación de Agrupación de Mezquitas de España ya ha pedido que cuando un imán llegue a España se haga bajo una supervisión que verifique la defensa de valores como la tolerancia, la convivencia, la lucha contra el extremismo y el odio. Este jueves también se ha conocido que en 2010 fue detenido por intentar cruzar el Estrecho de Gibraltar con más de 136 kilos de hachís. No fue hasta 2014 que salió de prisión.

CUATRO DETENIDOS, DOS EN PRISIÓN

Durante la semana, actos en rechazo de los atentados se han sucedido en la ciudad. Desde la concentración oragnizada por la comunidad musulmana el mismo lunes hasta el acto interreligioso por las víctimas de este jueves, así como la movilización ciudadana para firmar en el libro de condolencias habilitado en el Ayuntamiento de Barcelona, entre otras. Y mientras la ciudadanía intentaba cerrar heridas clamando por la unión, los Mossos d'Esquadra llevaban a cabo una operación alabada tanto dentro como fuera del cuerpo de seguridad.

Intensas jornadas de trabajo con el mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluis Trapero, al frente que dieron sus frutos tanto con la muerte del terrorista huido como con la identificación del resto de terroristas. Otros cinco murieron en Cambrils, pero los cuatro detenidos tras los atentados en Catalunya pasaron a disposición judicial el martes. Driss Oukabir, Mohammed Alla, Salh el Karib y Mohamed Houli Chemal declararon ante el magistrado de la Audiencia Nacional Fernando Andreu. En sus respectivas declaraciones, señalaron como cerebro de los atentados al imán de Ripoll. Según la declaración de Houli Chemial, el imán pretendía inmolarse con explosivos y perpetrar así un ataque mucho mayor que tenía a la Sarada Familia y a otras iglesias en el punto de mira.

De los cuatro, Andreu envió a la cárcel sin fianza a Houli Chemlal, que resultó herido en la explosión de Alcanar, y a Driss Oukabir, a cuyo nombre se alquiló la furgoneta usada por los terroristas en el atentado de Las Ramblas de Barcelona. Para Salah El Karib, de 34 años y que regenta un locutorio en Ripoll, prorrogó su detención durante 72 horas más hasta este jueves, que ha abandonado prisión bajo medidas cautelares: obligación de comparecer todos los lunes ante el juzgado y retirada del pasaporte. 

Salah El Karib, que regenta un locutorio en Ripoll, antes de declarar en la Audiencia Nacional / EFE- J. J. Guillén
Salah El Karib antes de declarar en la Audiencia Nacional / EFE- J. J. Guillén

SIN VINCULACIÓN DIRECTA

El magistrado quería aclarar su implicación en los atentados del pasado jueves, pero una semana después, ha constatado que no existe una relación directa con los yihadistas. Así, el juez Andreu señala en el auto de libertad que los indicios recopilados sobre Salh El Karib, "no permiten establecer, con la apariencia que en buen derecho procede, la existencia de elementos indiciarios lo suficientemente sólidos como para adoptar una medida de la gravedad y excepcionalidad de la prisión preventiva".

Presuntamente, hasta el locutorio de Salh El Karib acudieron miembros de la célula yihadista para hacer envíos de dinero y comprar billetes de avión, aunque no se ha establecido si alguno fue para el imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty. Lo que sí han establecido las pesquisas policiales es que el detenido Driss Oukabir, en prisión, sí compró billetes. Y es que la venta de billetes era el otro negocio de Karin. Según consta en el auto, en el mismo locutorio situado en Ripoll, entre otras cosas ofrecía venta de pasajes a cambio de una comisión.

El mismo día, Mohamed Aallaa, dueño del Audi A3 con el que los yihadistas provocaron el segundo atropello el pasado jueves en Cambrils (Tarragona), ha salido de su casa acompañado de su madre y sin hacer declaraciones un día después de regresar a su domicilio en Ripoll.

Flores y velas donde tuvo lugar el atentado terrorista en Cambrils (Tarragona) EFE- Jaume Sellart
Flores y velas donde tuvo lugar el atentado terrorista en Cambrils (Tarragona) EFE- Jaume Sellart 

LAZOS INTERNACIONALES

Tras dar por concluida la primera fase de la investigación en la que se han identificado a los acusados, el magistrado se ha reunido este jueves durante 50 minutos con los responsables de Inteligencia de los Mossos d'Esquadra, la Guardia Civil y la Policía Nacional para coordinar los próximos pasos en la investigación de los atentados de Catalunya.

En la segunda fase, la investigación se centrará en investigar los lazos internacionales de la célula terrorista. En concreto, se revisarán las conexiones con países como Bélgica, a donde el imán viajó y fue rechazado incluso por la propia comunidad musulmana, según explicó el alcalde de Vilvoorde en una entrevista concedida a EFE. Una información que se conocía al tiempo que el Daesh emitía su primer vídeo en castellano en el que se ensalzaban los atentados y se amenazaba con nuevos actos terroristas en España.

Mientras tanto, el Gobierno de Marruecos ha asegurado que "sigue en curso" la acción antiterrorista iniciada tras los atentados que este sábado encontrará en la unión ciudadana la respuesta con una manifestación que se espera tan multitudinaria como emotiva.