El Ayuntamiento de Barcelona ha condenado este viernes la presunta agresión a una joven con síndrome de Down denunciada por su familia ante los Mossos d'Esquadra, que tuvo lugar este martes en la estación de metro de Sants. El consistorio ha anunciado que si la policía autonómica logra identificar al agresor y el caso va a juicio, el Ayuntamiento se personará como acusación popular.

El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, se ha puesto en contacto con la familia de la joven para ofrecerles toda la ayuda que necesiten ante un hecho muy grave que se “ha cometido contra una persona vulnerable de nuestra ciudad”, según han explicado los tenientes Laia Ortiz y Jaume Asens.

NO ES UN CASO AISLADO

El teniente de alcalde de Derechos de la Ciudadanía ha recordado que en un estudio reciente, la Fundació Dincat Plena Inclusió, la Fundació Vicki Bernader y la Universidad de Barcelona denunciaron que el 90% de las personas discapacitadas entrevistadas han sido víctimas de algún tipo de agresión. “Las mujeres son las que están en una situación de mayor riesgo, sobre todo de sufrir agresiones sexuales”, ha dicho Asens.

Por su parte, Laia Ortiz ha señalado que el consistorio, a través del Institut Municipal de Persones amb Discapacitat (IMD), trabaja intensamente para que las agresiones y las vulneraciones de los derechos de las personas con discapacidad se denuncien “para que no queden impunes”. Ortiz considera que hay que “alzar la voz y no dejar pasar ni una, que no duden nunca en denunciar y perdir amparo a las instituciones”.

INVESTIGACIÓN DE LOS MOSSOS

Los Mossos d'Esquadra están investigando la agresión y ya han trasladado el caso a la Fiscalía de Delitos de Odio y Discriminación, según anunció el jueves el conseller de Interior, Jordi Jané, que ha mostrado su “repulsa” y “indignación” por estos hechos. Los Mossos están revisando las cámaras de seguridad de TMB para encontrar alguna pista que permita identificar al agresor, si bien advirtió que no siempre pueden aportar datos relevantes.

La familia de la joven de 23 años de edad ha interpuesto una denuncia ante los Mossos por la agresión, ocurrida el pasado martes, en la que la chica sufrió heridas de carácter leve por un codazo y un puñetazo en la nariz.