Los Mossos d'Esquadra han detectado un repunte del 15% de los robos violentos en la calle, los conocidos 'tirones', en la ciudad de Barcelona este 2017. Por lo visto, los ladrones ahora van principalmente a la caza de los 'smartphones' de última generación y de relojes de lujo. El nuevo comisario jefe de la Región Policial Metropolitana de Barcelona, Joan Portals ha explicado que este incremento se ha traducido en 149 robos más en los cinco primeros meses de 2017. Es decir, uno más al día.

CAMBIO DE TENDENCIA

Después de un aumento en 2012 de los tironeros que iban a por collares de oro y que se estabilizó finalmente, los Mossos han detectado un nuevo incremento por estos nuevos objetos de lujo en las zonas de ocio nocturno y de mucha afluencia turística. "Ha cambiado la modalidad. Hasta ahora se perseguía dinero de la víctima; ahora deriva en teléfonos móviles y otros productos de gama alta como relojes", ha explicado el comisario.

Se trata de productos "fáciles de colocar". Por eso se va a hacer mucho hincapié en las inspecciones en tiendas de segunda mano. En lo que va de año ya se han hecho 258 inspecciones. Aunque, de todas, formas, muchos productos salen rápidamente hacia el extranjero a través de receptadores.

Sin embargo, el comisario ha puntualizado que no hay una banda organizada que se dedique a estos robos, sino que suelen ser grupos de dos o tres personas que primero intentan hacer un robo al descuido y, si no tienen éxito, acaban usando la violencia. Solo este junio los Mossos han arrestado a 27 ladrones especialistas en robos de relojes de lujo. Según el cuerpo, actuaban principalmente contra turistas en zonas frecuentadas, así como por personas de alto poder adquisitivo en Barcelona. Los detenidos acumulaban más de 250 antecedentes policiales.

7,5% HURTOS MÁS

Respecto a los hurtos, que representan el 63% de los hechos delictivos contra el patrimonio, sigue la tendencia al alza con un aumento este año del 7,5%. Además, se constata que los carteristas se han desplazado de la calle hacia el Metro y los comercios debido a la presión policial. Sobre este tipo de delitos ya se han emitido 158 órdenes de alejamiento del Metro.

Portals ha advertido de que este verano tienen detectado un grupo de unos 35 carteristas en el Metro y ya se está trabajando para identificarles y detenerles. Arrestos con los que se pretende poderles aplicar medidas similares. Aún así, el comisario puntualiza que este tipo de delincuencia es un fenómeno global que pasa en muchas capitales europeas con gran presencia turística. Además, asegura que se trabaja con otros policías europeas para intercambiar información policial: "Estas personas pueden estar ahora aquí y en octubre en Munich en el Oktoberfest".

EL 50% DE LAS DETENCIONES SON 'IN FRAGANTI'

El perfil: personas españolas, de Europa del Este y del Magreb que actúan solas o en pequeños grupos, que se mimetizan con los turistas. Roban en el transporte urbano, en lugares turísticos, en 'hall' de hoteles, restaurantes y en tiendas. Y, a menudo, difíciles de detectar por parte de los policías, que sin embargo logran realizar un 50% de detenciones 'in fraganti'.

Una de las prioridades estratégicas de los Mossos en Barcelona, así como en el resto de Catalunya, son los robos en domicilios, según explica Portals. No solo por el valor de los objetos que se sustraen, sino por el "impacto emocional" de que un intruso irrumpa en el domicilio. Por lo menos, este año descienden un 12%.

PLAN ANTITERRORISTA

Tal como ha informado Portals, actualmente los Mossos d'Esquadra destinan el 35% de las horas de patrullaje en Barcelona al Plan operativo especial contra el terrorismo yihadista. Una presencia "elevada", ha explicado, que con el tiempo se irá modulando durante el verano. Además, se centrará principalmente en las zonas turísticas y más concurridas de la ciudad. Aún así, el comisario ha querido trasladar un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía. En estos momentos no hay nada que indique "una situación de riesgo para la ciudad de Barcelona", ha explicado.

El comisario ha querido dejar claro a la ciudadanía que "actualmente no hay ninguna célula o persona que esté operativizando ninguna acción". Aún así, es consciente que el riesgo cero no existe, dado el contexto en otros países vecinos (como Francia o Bélgica). "No hay nada objetivo que nos haga pensar que pueda haber ninguna incidencia", ha incidido Portals. De todas maneras, ha explicado que no estará de más redirigir a los efectivos a los lugares de más afluencia: centro de la ciudad, playas, lugares emblemáticos, así como a los conciertos y otros eventos.