Una acción contra el turismo acaba en detención. Horas antes de la cadena humana que se organizó en la Barceloneta el sábado, un vecino de Barcelona se dispuso a colgar carteles contra el turismo en un semáforo frente a las salidas de la estación de metro del barrio marinero.

Un operario que trabajaba en el lugar le pidió que no los colgara ahí y supuestamente, el hombre reaccionó amenazándolo con un cúter para intimidarlo y poder seguir con su propósito. Su resistencia dio pie a una discusión entre ambos que acabó con la intervención de los Mossos d’Esquadra.

La patrulla que se acercó hasta la plaza de Llagut de la Barceloneta, donde se encontraban los dos hombres, y procedió a la detención del vecino que había amenazado al operario de limpieza. Antes, cachearon al hombre al que no le encontraron el cúter, Pero el trabajador amenazado los acompañó hasta el lugar en el que lo habría tirado y, finalmente fue hallado.