Los casos de gonorrea y sífilis casi se han duplicado en 2016 en Barcelona. El año pasado se detectaron 1.886 casos de gonorrea y sífilis en la ciudad, 796 casos más que en 2015, cuando se diagnosticaron 1.090 casos de estas enfermedades. En concreto, la gonorrea, con 996 enfermos, fue el diagnóstico más habitual entre las enfermedades de transmisión sexual (en 2015 fueron 587), mientras que de sífilis hubo 890 casos en 2016 frente a los 503 de hace dos años.

Estos son algunos de los datos que revela La salud en Barcelona 2016, el informe anual elaborado por la Agència de Salut Pública de Barcelona (ASPB). Según la gerente de la ASPB, Carme Borrell, la mayoría de enfermos son hombres jóvenes, que practican sexo con otros hombres.

Para la agencia de salud, el incremento de estas cifras, hay que buscarlo en parte a las mejoras en los diagnósticos y en los cambios introducidos en la vigilancia epidemiológica, como el hecho que ahora los laboratorios de microbilogía están obligados a notificar los casos que detectan.

MÁS PREVENCIÓN Y DETECCIÓN PRECOZ

Sin duda, en este aumento tiene mucho que ver también el hecho de que en muchas de estas relaciones sexuales no se haya utilizado el preservativo. La comisionada de Salud del Ayuntamiento, Gemma Tarafa, apuntó que este incremento es uno de los "semáforos rojos" del informe y abogó por potenciar la prevención "y la detección de casos en los primeros estratos de las enfermedades para evitar las transmisiones", subrayó Tarafa. Según la agencia de salud barcelonesa, el uso del preservativo se mantiene estable entre los adolescentes.

Por contra, y a diferencia de lo que sucede con la gonorrrea y la sífilis, los casos de VIH y de sida van a la baja. En 2016, se detectaron 310 casos de VIH (frente a los 376 del 2015) y 35 de sida (68, hace dos años). La infercción por VIH continua siendo más habitual también en hombres jóvenes que tienen relaciones homosexuales, dice el informe.

Tarafa se felicitó también por el descenso de los casos de turberculosis en Barcelona en 2016. El año pasado se diagnosticaron 260 casos, 157 en hombres y 103 en mujeres, lo que supone un descenso del 6,9% respecto al 2015, cuando se detectaron 280 casos. La tuberculosis en Barcelona ya lleva varios años a la baja.

Los embarazos entre las chicas entre 15 y 19 años tampoco suben. Los datos del 2015 sitúan una tasa de embarazos en el 19,1% por cada 1.000 mujeres, mientras que en 2014 era del 21,5% por cada mil. En todos los distritos de la ciudad, la tasa de embarazos en esta franja de edad va a la baja des del 2008 menos en Gràcia, donde en 2015 sufrió unos puntos.

Sin embargo, los distritos con más embarazos entre las jóvenes de 15 a 19 años son Nou Barris y Ciutat Vella, con algunos de los barrios con rentas bajas o más bajas de la ciudad, mientras que en Les Corts y Sarrià-Sant Gervasi, los distritos más ricos, es donde se producen menos casos, expone el informe de salud de Barcelona.