Cada día se necesitan entre 800 y 1.000 donaciones en Catalunya, una cantidad equivalente a cuatro o cinco tranvías llenos de donantes. De momento, TRAM se suma a la campaña del Banc de Sang i Teixits con un convoy que quedará estacionado en la parada de Francesc Macià, el próximo viernes 29 de septiembre, de 11 a 21 horas.

Con el fin de convertir el tranvía en un centro de donación de sangre, se han retirado las barras, asideros y los asientos del interior del vehículo, de manera que el espacio ha quedado libre para la instalación de las literas, para la colocación de neveras, así como para facilitar el espacio a los donantes de sangre y el personal sanitario.

Bajo el lema "El tranvía da vida, ven a donar sangre", la campaña contribuirá a mantener las reservas diarias necesarias en Catalunya. Todas las personas donantes al tranvía estacionado a Francesc Macià tendrán un billete sencillo de dos viajes y un obsequio de TRAM.

Este agosto se han doblado las donaciones realizadas respecto a años anteriores tras la ola de solidaridad por los atentados de Barcelona y Cambrils. Un episodio que, como recordó el director del CatSalut, “sacó lo peor del ser humano” pero también dejó escenas como las largas colas en los hospitales.

“El mismo día del atentado se doblaron las donaciones de cualquier 17 de agosto”, constató Elvira. La cifra también se duplicó durante el resto de la semana con unas 8.500 personas se acercaron a hospitales y puntos móviles. Los hospitales, concretamente, llegaron a triplicar el número de donaciones que se realizan durante el verano.