Los vehículos con sistemas de conectividad o vinculados a dispositivos móviles llegarán a alrededor de los 50 millones de unidades fabricadas en 2017. En 2022, se prevé que la cifra ascienda a los 700 millones. Una visión de futuro inmediato, la de fusionar tecnología y motor, que desde este año será la piedra angular del Salón Internacional del Automóvil, ahora rebautizado como Automobile Barcelona. Un certamen que arrancará motores con la presencia de una marca puntera precisamente en la conexión de ambos terrenos: Tesla. La compañía norteamericana ubicada en Silicon Valley nunca antes había recorrido un salón de este tipo en España, por ello se convertirá en una de las grandes novedades. Pero no será la única.

El recinto ferial de Montjuïc acogerá del 11 al 21 de mayo un total de 90 marcas relacionadas con ambos sectores. “Esta suma del salón del Automóvil tradicional con la plataforma tecnológica de la conectividad ha comportado que Automobile Barcelona tenga más empresas participantes y mayor internacionalidad que nunca”, ha expresado el presidente del certamen, Enrique Lacalle. Una declaraciones que si las traducimos a números significa que una treintena de marcas automovilísticas que  ya han confirmado su participación (el año pasado fueron 36) a las que se suman otras 60 tecnológicas.

Entre las firmas del mundo del motor, el gran ausente será el grupo Volkswagen, que este año por “motivos internos” no acudirán al salón, según ha explicado Lacalle. Las que sí circularán por el recinto ferial serán, entre otras, Ferrari, Nissan, Seat, Jeep, Toyota (que vuelve a la mítica muestra) o Fiat. Por su parte, entre las tech que por primera vez desembarcarán en el salón, figuran nombres como Facebook, IBM, Orange, Oracle, Hewlet Packar, Google a través de Waze e, incluso, BlaBlaCar. Un “overbooking” de empresas internacionales que constatan el buen momento del salón, a juicio del presidente.

LAVADO DE CARA

“No es un salón del automóvil tradicional. Este año por primera vez no hemos perseguido a nadie. Estoy absolutamente convencido de que el salón será muy potente en el mundo de la tecnología y el automóvil”, declaraba un convencido Lacalle del éxito y de la proyección internacional que tendrá el Automobile Barcelona. Con la misma convicción ha hablado el miembro del comité de dirección de Fira de Barcelona, Ricard Zapatero quien ha explicado el funcionamiento del renovado salón que además de la exposición y la comercialización de coches, contará con sendos espacios para el networking y las demostraciones.

En concreto, Fira de Barcelona contará con el punto de encuentro Connected Hub, en el que se celebrará un simposio con expertos de primer nivel tanto del motor como de la tecnología para el intercambio de ideas. Además, servirá como plataforma para mostrar las propuestas de las startups más punteras del mundo. Asimismo, el Automobile Barcelona dedicará un espacio dirigido al público, el Connected Street, donde se darán a conocer todas las novedades. Así, los asistentes podrán descubrir lo último del mundo del motor a través de la realidad virtual pero también, sentándose al volante de las propuestas de futuro.