El conflicto por la huelga de metro sigue sin encontrar la salida. Este viernes el secretario general del departamento de Treball, Josep Ginesta, se ha reunido por enésima vez con el comité de huelga sin la presencia de representantes de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB). Un nuevo encuentro en el que Ginesta, que forma parte del equipo de mediación, ha reconocido a los trabajadores que está recibiendo muchas presiones desde todos los ámbitos y que la postura del Ayuntamiento no está ayudando.

Ginesta ha pedido al comité de huelga que proponga una solución antes del lunes, pero los representantes de los empleados públicos no se reunirán hasta el martes para tomar una decisión conjunta. La respuesta llegará después de que la presidenta de TMB, Mercedes Vidal, anunciara este jueves que la compañía ya no presentaría más ofertas a los sindicatos.

pasajeros diagonal

SEGUIRÁN CON LA PRESIÓN

El comité de huelga -formado por seis secciones sindicales- reconoce que la Generalitat sigue haciendo su trabajo, y señala a Vidal como causante de un conflicto encallado en las formas y en el tiempo. “Entendemos que, de facto, quien rompe la negociación es Mercedes Vidal”, apunta el presidente del comité de huelga, Pere Ramón, tras su encuentro con los miembros de la Generalitat.

“Estamos haciendo lo que creemos que tenemos que hacer y para nosotros, el Ayuntamiento está muy nervioso y no sabe qué hacer”, puntualiza el portavoz de la sección sindical de UGT en el metro, Jordi Gómez. “Vamos a seguir con la presión”, sostiene Ramón.

En la última semana, el mediados -la Generalitat- propuso a un árbitro voluntario, un profesional externo, escogido entre sindicatos y dirección para redactar un convenio colectivo que sigue sin ver la luz tras muchos intentos de negociación.

interior convoy metro

PIDEN LA DIMISIÓN DE VIDAL

Inmediatamente, TMB aceptó la inclusión de esta figura en la mesa de negociación pero los sindicatos la rechazaron por unanimidad al considerar que una persona desconocedora de la situación no podía decidir por ellos tras tantos meses de intentos frustrados. Por ello, Vidal convocó a los medios y anunció que el consistorio dejaría de poner propuestas encima de la mesa.

Tendría que dimitir, lo hemos dicho por activa y por pasiva”, argumenta Ramón ante la posición de Vidal. A la petición incluye otros nombres como el de Enric Cañas, Marc Grau y  Antoni Poveda, todos ellos en TMB.

Los sindicatos aseguran que su compromiso es el de seguir negociando hasta conseguir un texto para el convenio colectivo que puedan llevar a la asamblea para votarlo entre todos. Por ahora, el principal escollo aún por resolver es la propuesta de la dirección de crear dos nuevos turnos en el servicio de atención al cliente al que pasarían trabajadores del metro con contratos a tiempo parcial. Los sindicatos luchan para que lo hagan con contratos a tiempo completo. Una petición que seguirá encima de la mesa hasta que unos u otros no cedan.