La línea morada del metro de Barcelona, la L2, es el banco de pruebas del nuevo proyecto de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB), que pretende extender por todas las líneas un sistema de cargadores de teléfonos móviles de carga rápida.

Por el momento sólo dos trenes de la L2 del Metro contarán con los cargadores, según ha explicado la presidenta de TMB, Mercedes Vidal, quien ha añadido que se trata de la segunda fase de la prueba piloto que está llevando a cabo TMB. Esta prueba piloto servirá para evaluar como funciona con el objetivo de ampliar el servicio a otras líneas.

Estos cargadores permiten cargar un 75% más rápido que los convencionales, por lo que Vidal considera que será "útil" que los viajeros puedan cargar el móvil durante el trayecto.

Los cargadores, diseñados por la empresa catalana Yupcharge, están situados en los dos extremos del tren, señalizados en el interior y exterior de los vagones y no suponen ningún coste para TMB.

El pasado diciembre se inició la primera fase de la prueba piloto instalando los cargadores en los andenes y los vestíbulos de las estaciones de la L2 de Sagrada Família, Passeig de Gràcia, Paral·lel y Universitat, y que Vidal ha asegurado que está funcionando correctamente.