La realidad es tozuda y cuesta cambiarla. A pesar de los esfuerzos del Gobierno municipal por restringir la circulación y reducir las plazas de aparcamiento, lo cierto es que ahora hay 10.000 coches más en las calles de Barcelona que hace un año. El parque de coches de la ciudad aumentó hasta los 580.000 turismos, según datos del Ayuntamiento, gracias a la mejora de la coyuntura económica y al repunte del consumo.

Es el tercer año consecutivo de subidas después de que en 2013 el censo de vehículos tocara fondo. La peor parte de la crisis aun se dejaba notar y una campaña de la DGT para actualizar el censo de los coches de más 10 de años supuso un recorte de algo más de 20.000 turismos. Desde entonces, el número de matriculaciones no ha dejado de crecer, aunque todavía está lejos de las cifras pre-crisis, cuando había más de 617.000 coches registrados.

EIXAMPLE, EL DISTRITO CON MÁS COCHES

El Eixample es el distrito con más coches registrados, según las estadísticas del consistorio. En 2016 había casi 97.000 turismos, el 16,7% del total. Por detrás están Sant Martí (casi 80.000 coches), Sarrià-Sant Gervasi (73.000) y Sants-Montjuïc (67.000). Estos cuatro distritos concentran más de la mitad del parque automovilístico barcelonés. En el otro extremo están Ciutat Vella (21.000) y Gràcia (38.700), dos de las zonas más pacificadas de la ciudad.

Coches distrito

LA MOTOS TAMBIÉN SE MULTIPLICAN

Barcelona es una ciudad de motos. Darse una vuelta por cualquier calle es una garantía segura de ver motos aparcadas en las aceras o esperando impacientes en un semáforo. Una cifra: en Barcelona hay 280.000 motos, de las cuales 57.000 son ciclomotores. En este caso la tendencia es muy parecida a la de los coches y registra incrementos en el cómputo global por tercer año consecutivo, aunque un análisis detallado revela que los ciclomotores han caído y las motos han aumentado.