El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha asegurado este sábado en la Comunidad Valenciana que el Gobierno apuesta por el impulso "determinante" al Corredor Mediterráneo porque es "una prioridad política, económica y social" y una infraestructura "esencial" para mejorar la competitividad de la Comunidad Valenciana, y ha recordado que "otros han hablado, hablan y seguirán hablando mucho, pero hicieron poco".

Las declaraciones del ministro se han producido en  la segunda jornada de la Interparlamentaria del PP en Alboraya (Valencia) y por ello tienen una perspectiva valenciana. De la Serna ha puesto en valor la política de infraestructuras puesta en marcha por el Gobierno de Mariano Rajoy, que pretende conseguir una mayor cohesión social mediante la mejora de las comunicaciones, y ha advertido, ante la negociación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2018, de que, en ocasiones, parece que "si uno no recibe una inversión que no esté en su comunidad, provincia, ciudad o barrio, parece que no le beneficia o puede resultar una afrenta porque se lo lleva el vecino".

No obstante, ha recalcado que "eso no es así" porque, ha puesto como ejemplo, la puesta en marcha de tramos del Corredor en Catalunya benefician a la Comunidad Valenciana por acortar el tiempo de trayecto entre Valencia y Barcelona.

Por ello, ha defendido la necesidad de tener "sentido de Estado" a la hora de analizar las inversiones.