Barcelona vive su undécima jornada de huelga en el metro. El conflicto sigue enquistado por la falta de entendimiento entre Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) y el comité de empresa que, desde el pasado 24 de abril, protesta en el suburbano con paros parciales todos los lunes. Once días de paros que este 17 de julio coincide por primera vez con la huelga del Bicing que arrancó el pasado miércoles. Una situación excepcional sobre la que ya se ha pronunciado, y posicionado, la Síndica de Barcelona.

Maria Assumpció Vila ha emitido este lunes un comunicado en el que insta a ambas partes a actuar con responsabilidad y a encontrar “una solución urgente a la huelga de metro”. La Síndica de Barcelona que ya se ha reunido con la reprobada consellera de movilidad, Mercedes Vidal, defiende el derecho a huelga “aunque pueda perjudicar a terceros y pueda ser objeto de mal uso”, pero al mismo tiempo entiende que se trata de una presión que afecta a los derechos a la movilidad de miles de personas.

Vila opina que es muy grave que tras casi tres meses de conflicto no se haya encontrado una solución y pide a representantes de trabajadores y a la dirección de TMB que hagan "un esfuerzo negociador para intentar llegar a un acuerdo lo antes posible”. Asimismo, ante la posibilidad de que el conflicto se desencalle con un arbitraje obligatorio -un experto escogido por la Generalitat en calidad de mediador que redactará el convenio colectivo-, Vila, de momento, no se muestra partidaria.

MÁS TRANSPARENCIA EN EL COFLICTO

Por último, la Síndica también ha pedido más información sobre el conflicto y los puntos en los que no se llega a un acuerdo. Una petición de transparencia a la que también se ha sumado la Federació de veïns i veïnes de Barcelona (Favb). El movimiento vecinal, con otra lanza en favor del derecho a huelga, insta a las partes a hacer pública "una información exhaustiva que permita entender dónde están los escollos y cuáles son las razones que impiden encontrar una solución negociada". 

La Favb también pide a comité de empresa y dirección que tengan en cuenta el impacto sobre los presupuestos colectivos que tiene el perpetuar esta huelga. Sostiene que "las partes litigantes no pueden obviar que se trata de un conflicto que supera sus intereses y que les obliga a tener una actitud cuidadosa en defensa del bien público".

NUEVOS ACTOS VANDÁLICOS

La undécima jornada de huelga en el metro ha requerido, una vez más, regular el paso de los viajeros en las paradas de La Sagrera. A ello se han sumado los acto vandálicos que se han registrado en varias estaciones del suburbano.

Fuentes de TMB han explicado a EFE que ha habido alguna incidencia en estaciones como la del Clot (L1), donde se han inutilizado algunas máquinas expendedoras de billetes y de validación, aunque la incidencia ya ha sido solucionada. También se han registrado actos vandálicos en las máquinas de validación de títulos en las estaciones de Joanic (L4) y Fontana (L3), que aún no han podido ser reparadas y que siguen fuera de servicio.

Los paros convocados por el comité afecta a la movilidad en el suburbano entre las 07.00 y las 09.00 horas de la mañana y de 16.00 y las 18.00 horas, horas, dos tramos en los que se establecen servicios mínimos de circulación del 40 % de los trenes. El tercer y último tramo de los paros se producirán de 20.30 a 22.30 horas, dos horas en las que sólo funcionarán el 20% de los convoyes habituales.

CÓMO AFECTAN LOS PAROS EN EL BICING

En el caso del servicio de Bicing, la plantilla protesta por la subrogación de los trabajadores ante la próxima licitación del servicio. La concejal de Movilidad de Barcelona, Mercedes Vidal, defiende que el Ayuntamiento se ha empleado para que los trabajadores sigan formando parte del servicio en la nueva empresa que asuma el contrato, pero estos sostienen que "se garantiza el puesto de trabajo pero en situación de precariedad económica".

Así, con la convocatoria de huelga en el Bicing, los empleados quieren lograr mejoras laborales y salariales que negocia con la empresa, Clear Channel, encargada de la gestión del servicio desde hace diez años.

En este caso, se han convocado paros durante dos semanas en jornadas alternas: los lunes, miércoles, viernes, sábados y domingos hasta el 31 de julio. Este lunes, los paros en el servicio se producirán de 8.00 a 12.00 horas en el turno de la mañana; de 16.00 a 20.00 horas por la tarde y de 23.00 a 3.00 horas por la noche.

REPROBACIÓN DEL VIDAL

El pasado miércoles, la consellera y presidenta de TMB Vidal  fue reprobada en sede municipal por todos los grupos municipales excepto por su propia formación, Barcelona en Comú, y el socio de gobierno, PSC.

La oposición en bloque, ante la presencia de representantes de los trabajadores del metro, reprobaron la gestión de Vidal en el conflicto laboral que podría extenderse a la Diada de Catalunya, las fiestas de la Mercè y los días de partidos de Champions con el Barça como protagonista.

Ante este escenario, y el que acumula Barcelona, la oposición también instó a la alcaldesa, Ada Colau, a tomar las riendas de la negociación para desencallar un conflicto que se ha convertido en prioridad dentro y fuera del andén.