A partir del 2 de octubre se podrá adquirir la T-Verda Metropolitana, un título personal que dará acceso a tres años gratuitos de transporte público integrado para las personas que hayan llevado su vehículo contaminante al desguace y no se hayan comprado otro. Con esta medida se pretende reducir el parque automobísiltico y, sobre todo, quitar de las carreteras aquellos vehículos que son más viejos y emiten más partículas a la atmósfera.

"Hay un auténtico problema de salud", señala el director de Servicios de Movilidad Sostenible del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), Carles Conill. En total, cada año mueren 3.500 personas de forma prematura en la primera corona metropolitana por culpa de la mala calidad del aire que respiran. Una cifra que, además, se ve incrementada por la contaminación acústica (aunque todavía no hay datos exactos de cuántas muertes causan el ruido del tráfico).

DESPLAZAMIENTOS GRATUÏTOS

Antes esta circunstancia, las administraciones públicas quieren poner fin a las malas dinámicas y fomentar el uso del transporte público. ¿Cómo? Con lo que más le gusta a la sociedad en general: poniendo los servicios a precio cero. Si se desguaza el coche se puede conseguir el abono con una validez para tres años. De hecho la tarjeta incluye todos los servicios de transporte del sistema integrado: autobús, Metro, tranvía, Rodalies de Catalunya, Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) y las líneas de autobús de la Generalitat de Catalunya.

Para evitar posibles estafas, la directora de AMB Información, Cristina Farré, ha explicado que la T-Verda se renovará una vez al año para comprobar que el beneficiario no ha adquirido un vehículo. Además, a ella solo podrán acceder aquellos ciudadanos que hayan desterrado un turismo diésel de antes de 2006, turismos de gasolina o gas antes del 2000 y motos matriculadas antes del 2004, así como ciclomotores de antes del 2002.

En Barcelona hay casi 40.000 coches menos que hace 10 años / EFE

SOLO PARA RESIDENTES DEL ÁREA METROPOLITANA

En el caso de la T-Verda Metropolitana, los solicitantes deberán estar empadronados en uno de los municipios de la área metropolitana. La cuestión burocrática se resume en tener que rellenar un formulario de solicitud y proporcionar un comprobante de que se ha desguazado un vehículo que cumple los requisitos.

Para el resto de municipios de la ATM que no son metropolitanos, la gestión se deberá realizar a través de la Agrupación de Municipios de Transporte Urbano (Amtu) y, en este caso, la ATM informará de cómo y cuándo se podrá solicitar. Además, cabe destacar que se podrá ceder este título de transporte al cónyuge o a un miembro de la unidad familiar menor de 18 años, si así se hace saber a la hora de solicitar el titulo.

AHORRO PARA LOS BENEFICIARIOS

La AMB defiende que cada beneficiario se ahorrará 3.750 euro al año si desguaza un coche diésel; 4.000 euros si retira uno de gasolina, y 1.300 euros en el caso que deje de usar una moto. Según los últimos datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) analizados por el AMB, en 2015 un total de 53.900 coches y 10.700 motos pasaron a ser latas en el área metropolitana de la capital catalana. Ahora, la mismo AMB calcula que unos 38.000 vehículos (coches y motos) serían susceptibles de bonificación.