Máxima indignación entre los trabajadores de Transportes Metropolitanos de Barcelona. La directora financiera de la entidad, Dolores Bravo González, nombró a dedo a su marido, Andrés Blanco Díaz, como nuevo encargado de compras.

TMB informó de la aprobación de la nueva organización de la Dirección Ejecutiva Económico-financiera en un comunicado interno, al que ha tenido acceso Metrópoli Abierta.

La entidad que preside Mercedes Vidal, la concejal de movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, notificó el 11 de febrero de 2017 que el anterior director del servicio de aprovisionamientos, logística y contratación, el señor Enric Meler Grau, pasaba a “la situación de jubilación parcial”. Y anunció que le sustituía el señor Andrés Blanco Díaz, “que queda nombrado mediante este aviso”. Con su ascenso (ya trabajaba en TMB) se suprimía “el puesto de trabajo Adjunto al Servicio”.

LOS SUELDOS DE LA CÚPULA

El caso de Blanco agrava las sospechas que lastran a la dirección de TMB. En febrero de este año trascendió que el sueldo medio de las 22 personas que formaban la cúpula directiva en 2011 ascendía a 139.000 euros anuales. En los años más duros de la crisis, según informó La Vanguardia, tres directivos superaban los 200.000 euros anuales.

En un contexto de máxima tensión entre la dirección y el comité de empresa, los ciudadanos sufrirán este lunes (12 de junio) una nueva jornada de paros parciales en el metro. Fuentes de TMB aseguran que las negociaciones han entrado ya en la recta final, pero el comité de huelga de la CGT recalca que todavía queda mucho camino por recorrer para desencallar un convenio colectivo prorrogado desde 2008 y sentencia: “Durante los paros, se han puesto encima de las mesas cosas que la empresa se negaba a hablar. La presión funciona”.

LOS ENCHUFES

“Los paros parciales tienen muy poca incidencia en los salarios de los trabajadores y, en cambio, provocan muchas incomodidades a los trabajadores”, argumentan en la dirección de TMB. Los trabajadores replican que acumulan cuatro años de congelación salarial mientras que los directivos se subieron el sueldo un 15%. Asimismo, denuncian que muchos dirigentes “han sido enchufados por los mismos políticos que los protegen”.

Los trabajadores de TMB aseguran que al menos 60 directivos cobran más que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y apuntan al Ayuntamiento “por incumplir la ley de transparencia y no querer que se publiquen los sueldos de los directivos”. También denuncian a Metrópoli Abierta que la entidad invirtió la nada despreciable cantidad de tres millones de euros para modernizar su página web.