La amenaza sobrevuela el aeropuerto: si el lunes no se ha desconvocado la huelga indefinida de 24 horas, la Guardia Civil incrementará su presencia en los controles de seguridad. Pero eso no es todo. En paralelo, la Abogacía del Estado, a propuesta del Gobierno central, estudia la aplicación de un laudo obligatorio para poner fin a dos semanas de colas infinitas.

Un dispositivo de emergencia activado este viernes en un Comité de crisis que ha reunido al Ejecutivo central con la administración autonómica y local. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, se ha reunido con otros miembros del Gobierno, Aena, la Guardia Civil, consellers de la Generalitat y la alcaldesa, Ada Colau, y todos han coincidido en un mismo llamamiento: que el comité de huelga vuelva a convocar una asamblea para valorar la propuesta de mediación. Una reclamación que ha sido aceptada.

Tras las reuniones y peticiones gubernamentales a todos los niveles, el comité de huelga de Eulen ha convocado una nueva asamblea este domingo. De esta forma, los vigilantes de El Prat votarán exclusivamente la propuesta de incremento salarial de la Generalitat, de 200 euros mensuales en doce pagas.

El jueves, los trabajadores votaban si seguían con los paros o no en una asamblea que no solo contaba con la propuesta de mediación y la del comité de huelga sino que en el último momento, se sacaron otras dos opciones salariales de la manga. De ellas, salió vencedora con 89 votos de un total de 176 la que pedía 250 euros en 15 pagas..

INTENSIFICACIÓN EN LOS FILTROS DE SEGURIDAD

El cuerpo de seguridad no tomará el control directo de la seguridad -por ahora- ni lo hará de forma inmediata. Como ha dicho el ministro, “en cualquier caso, el momento crítico (será el lunes) cuando empieza la huelga de 24 horas de forma indefinida”. Por ello, desde este viernes hasta el lunes, agentes de la benemérita se organizarán, y algunos  se formarán en radioscopia, para “incorporarse en las diferentes líneas de seguridad” en caso de que se mantenga la huelga indefinida.

Una incorporación que se sumará a las labores de la propia compañía, a cuyos trabajadores no se sustituirán. De hecho, los vigilantes deberán cumplir con un servicio mínimo del 90% pese a la convocatoria de paros indefinidos durante 24 horas. Tal y como ha dicho el ministro en rueda de prensa, el único fin por el que intensificarán la presencia de Guardia Civil en el segundo aeropuerto más importante del Estado es el de que no haya “ningún problema de orden público ni de seguridad”, como ha valorado el ministro.

En cuanto a la propuesta del laudo obligatorio, De la Serna ha puntualizado que todavía se estudia y que en todo caso, no estaría preparado para el mismo lunes. En ello trabaja la Abogacía del Estado, para saber el cómo y quién debe liderar este arbitraje impuesto a la plantilla.

EL LAUDO, UN "FRACASO" PARA COLAU

Un laudo que, como ha indicado el ministro, se estudia y desarrollará de forma coordinada con el Govern “para ver cuál es la fórmula que vamos a llevar a cabo”. Asimismo, De la Serna ha puntualizado que “a partir de ahora, iremos evaluando la efectividad de esa medida y en caso de que se considere necesario, volveriamos a convocar al Comité de crisis para valorar medidas complementarias”.

Por su parte, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha considerado que esta medida tendría que ser la última. “No es ideal, no es deseable. Es evidente que sería un fracaso”, sostenía en rueda de prensa al tiempo que apelaba al comité de empresa a valorar la propuesta de mediación que, a su juicio, sería la más beneficiosa para todos. Trabajadores incluidos.