“La situación ahora mismo es insostenible”. Así de contundente se expresaba este viernes la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, tras su reunión con el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, por el caos en El Prat. Por ello, ha pedido medidas urgentes para que la convocatoria de huelga indefinida de 24 horas prevista a partir del próximo lunes 14 de agosto no se llegue a producir. Concretamente, ha pedido a la plantilla de Eulen que reconsidere la propuesta de mediación.

Este jueves, el comité de empresa llevó a votación una alternativa salarial que ni siquiera se había planteado antes en la mesa de negociación y que, finalmente, resultó ser la más votada. Un revés que ha llevado a un viernes de reuniones de primer nivel entre las tres administraciones del Estado. La última entre De la Serna y Colau.

En sus declaraciones, Colau ha valorado como positivo el paso anunciado por el comité de huelga de convocar este mismo viernes por la tarde una reunión de urgencia para valorar la si convoca una nueva asamblea, tal y como le reclama el Gobierno central y catalán. Los importante, como ha sostenido la alcaldesa, es que antes del lunes se llegue a una solución “que pueda ser por la vía del acuerdo y no por otra vía”.

EL LAUDO, UN “FRACASO”

Asimismo, Colau -que ha acudido con el teniente de alcalde Jaume Asens y el gerente municipal Félix Ortega- se ha retractado de sus valoraciones de primera hora de este viernes. “Valoro positivamente el refuerzo de la seguridad de la Guardia Civil y de los Mossos. Parecía que eran sustituciones de trabajadores, pero lo que se hace es un refuerzo de la seguridad”. sentenciaba ante los medios tras conocer de primera mano los planes del Gobierno central. Unos planes que también pasan por un arbitraje obligatorio.

Ante este hipotético escenario, la alcaldesa ha considerado que “siempre que se llega a un laudo obligatorio, sería un fracaso”. Por ello, ha pedido al Estado, quien ejerce la competencia en el Aeropuerto, que valore todas las posibilidades así como a la plantilla. Un laudo que, en caso de aprobarse, lo más seguro es que no se aplicaría el mismo lunes ya que ahora mismo está en manos de la Abogacía del Estado.