El Ayuntamiento de Barcelona y TMB han activado una campaña publicitaria para glosar las presuntas maravillas de la nueva red del bus que incluye la inauguración de cuatro líneas calificadas de “alta prestación” y dos líneas “de proximidad”. El tono elogioso de sus respectivas páginas webs contrasta con el malestar de muchos vecinos, que en los últimos años se han quedado sin algunas conexiones muy útiles. En el Congrés están que trinan con la alcaldesa, Ada Colau, y con la presidenta de TMB, Mercedes Vidal, por la desaparición del 20.

El gobierno de Ada Colau no ha atendido las demandas de los vecinos de Congrés-Indians, alegando que los cambios deben enmarcarse dentro de la última fase de la red octogonal de autobuses de Barcelona.

Los vecinos, muy molestos, realizaron varias acciones de protesta en los últimos meses, como cortes en el Paseo de Maragall. “El 20 no se toca” fue su lema y no descartan nuevas actuaciones en las próximas semanas. Este domingo, el 20 hará sus últimos viajes.

“El martes (7 de noviembre) nos reunimos con TMB, pero vimos que lo tienen todo decidido desde hace tiempo. El 20 unía la plaza del Congrés con la Avenida de Roma y acercaba a los vecinos del barrio con el CAP de Maragall, con Sant Pau y con el Hospital Clínic”, asegura Olga, una vecina del barrio.

SIN CONCESIONES

El 20 será sustituido por el 191, que tendrá un recorrido mucho más corto, entre la plaza del Congrés y Sant Pau. No hubo concesiones por parte de TMB, ni tan siquiera en la frecuencia de paso de la nueva línea ni en su recorrido.

Una de las propuestas que contemplaba el Ayuntamiento y que tenía el visto bueno de los vecinos consistía en desviar el actual tracto de la línea 47 para que pasara por la plaza del Congrés. TMB, sin embargo, ha descartado dicha opción. “La eliminación del 20 supondrá un auténtico obstáculo para la gente mayor del barrio”, lamentaba Fadia Cabero, una vecina del barrio, a Metrópoli Abierta. "Sin el 20, la gente mayor tendrá muchos problemas para desplazarse por Barcelona", añadía Sergi.

TMB, por su parte, destaca que el 13 de noviembre estrenará una nueva línea diagonal (D40) y tres verticales (V5, V29 y V31). Barcelona contará con 20 líneas de alta prestación que, según las previsiones, transportarán 350.000 pasajeros diarios. Esta cifra supone el 48% del pasaje de la red de autobuses.

LOS RECORRIDOS DE LAS NUEVAS LÍNEAS

El D40 cubrirá el trayecto entre la plaza Espanya y Via Favència; el V5 unirá Mare de Déu de Port con Pedralbes; el V29 conectará Diagonal Mar con Roquetes y el V31, Mar Bella con Trinitat Vella. Respecto a las líneas de proximidad, el 136 unirá el Paseo Marítim con Verneda y el 191 conectará el Congrés con Hospital de Sant Pau.