Un carril bici unirá Esplugues del Llobregat con Barcelona. Se trata de la primera vía que conectará el Baix Llobregat con la capital catalana por una de sus entradas principales: la Diagonal. El carril, que tendrá 880 metros, romperá una frontera hasta ahora inaccesible para muchos ciclistas y supone el eje más importante para crear en los próximos años una gran infraestructura para bicicletas entre las distintas ciudades del área metropolitana. La obra entre Esplugues y Barcelona cuesta un millón y medio de euros.

La vía permitirá desplazarse entre el parque de Cervantes, en la entrada de Barcelona por la Diagonal, hasta la avenida de los Països Catalans de Esplugues. La obra se encuentra en una fase muy avanzada -en la zona del parque de Cervantes hay tramos en los que ya se está ultimando la pavimentación-. El objetivo, si no se producen nuevos retrasos, es que el carril entre en funcionamiento entre diciembre de este año o los primeros días de enero del 2018.

El carril ha de servir para facilitar la circulación en bici entre el Baix Llobregat –donde el uso de la bicicleta es mucho menor que en Barcelona-- y potenciar así modos de transporte más sostenibles para reducir la contaminación y promover hábitos más saludables. A lo largo de los próximos años, la idea es conectar entre sí un importante número de ciudades metropolitanas con carriles bici hasta crear una red de más de 400 kilómetros en 2025.

Carril bici paralelo a la Diagonal en construcción / JORDI SUBIRANA
Carril bici paralelo a la Diagonal en construcción / JORDI SUBIRANA

En el otro extremo de la Diagonal, en el Fòrum, ya se ha ejecutado un carril bici que permite desplazarse desde Sant Adrià hasta el campus de la Universidad Pompeu Fabra en la Ciutadella, explica Sílvia Casorrán, técnica de movilidad sostenible del Área Metropolitana de Barcelona. Este carril está previsto que llegue hasta Montgat y, posteriormente, a Blanes. También se instalarán carriles bici entre la Zona Franca y Hospitalet, de Sant Cugat del Vallès a Rubí y de Santa Coloma de Gramenet a Barcelona.

POTENCIAR LA BICI ELÉCTRICA

En la intención de generalizar el uso la bicicleta como sistema de desplazamiento sostenible interurbano puede jugar un papel fundamental la bicicleta eléctrica, opina Casorrán. De hecho, el Área Metropolitana de Barcelona está apostando fuerte por ello y ha subvencionado con 250 euros a las primeras 1.000 personas que solicitan la ayuda para comprar una bicicleta eléctrica. “Sólo queda por repartir un centenar de subvenciones”, dice la técnica de movilidad.

Desde el parque de Cervantes en dirección a Esplugues, el carril circula junto a la salida de Barcelona por la Diagonal, pasa por debajo de la Ronda de Dalt y por encima del ramal entre la B-23 y la misma ronda, y antes de llegar a Esplugues toma un par de pasos inferiores debajo de los enlaces de la B-23 y la Ronda de Dalt.

Carril bici paralelo a la Diagonal en construcción / JORDI SUBIRANA
Carril bici paralelo a la Diagonal en construcción / JORDI SUBIRANA

En Barcelona, la vía conectará con el carril bici de la Diagonal, y en Esplugues, con el carril bici existente en la avenida de los Països Catalans, que permitirá ir hacia el centro de la ciudad. En un futuro, la conexión llegará hasta Sant Just Desvern.

Las obras las ejecuta el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) de común acuerdo con los ayuntamientos de las dos ciudades. El responsable del proyecto, Víctor Ortiz, explica que se trata de una vía mixta para ciclistas y peatones. Tendrá unos 4,5 metros de ancho, 2,5 para los ciclistas y 2 para los peatones.

El carril bici será de doble sentido de circulación y se situará en el lado de la autopista, mientras que la plataforma para peatones se ubicará en la zona de montaña. Ambos espacios serán de pavimento, pero estarán claramente diferenciados y señalizados para evitar conflictos.

Para que la circulación nocturna sea totalmente segura, el carril se iluminará a conciencia. El tipo de iluminación variará según los tramos, pero mayoritariamente se colocaran farolas de distintas alturas -de 4,5 metros y 14 metros- con proyectores de led. Además, el carril incluirá jardinería -aunque se respeta también la vegetación existente-, un par de zonas de descanso y un aparcamiento para bicicletas.