Las plataformas de vehículos de alquiler con conductor (VTC) están en el ojo del huracán. Por un lado, el Abogado del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) ha dictaminado que la estadounidense Uber ofrece un servicio de transporte y que por lo tanto, se le pueden exigir licencias. Por otro lado, hace 24 horas se filtraba un vídeo que mostraba un rifirrafe entre un taxista y un conductor de Cabify días después de que varios coches de la compañía española aparecieran calcinados en Sevilla.

En el centro de la polémica, un modelo de negocio que ha hecho enervar al sector del taxi, que los tachan de intrusismo. Pero el director manager de Cabify, Oriol Sanleandro, defiende el servicio y asegura que los planes son de crecimiento. En declaraciones a Metrópoli Abierta tras su intervención en el Automobile Barcelona, Sanleandro ha explicado que la empresa que lleva cinco años en Madrid y tan solo cinco en Barcelona tiene planes de expansión en la capital catalana. “Esperamos llegar a los niveles de Madrid en poco tiempo porque aunque es una ciudad que a nivel de habitantes es inferior, a nivel de necesidad de movilidad es muy superior”.

Para la empresa de vehículos con chófer, fundada en 2011 por Juan de Antonio, Barcelona es un mercado estratégico, donde empezó a operar en diciembre de 2016 con una flota de 50 coches. “Es increíble. Hemos tenido una acogida muy bonita. Es un mercado muy estable, muy bonito desde el punto de vista de una tecnología disruptiva como la nuestra. Creo que Barcelona es una ciudad que acoge muy bien las nuevas tecnologías”.

MÁS MEDIDAS DE SEGURIDAD

Planes de futuro que quedan empañados por la tensión surgida entre la empresa y el sector del taxi tanto en Andalucía como en territorio catalán. “Los colectivos que hay en Sevilla o en Barcelona son algo más intensos”, reconocía Sanleandro, quien también ha explicado que todos los incidentes vividos los últimos días han sido denunciados y están siendo investigados por la policía.”Espero que se resuelva rápido”, ha sentenciado.

Altercados que han dado la voz de alarma y por por los que la empresa sopesa ampliar las medidas de seguridad entre sus trabajadores. “Realmente es importante tanto para los conductores como para los usuarios. Pero al final son hechos puntuales y no son alarmantes”, ha valorado el director manager de Cabify.

NUEVO MARCO LEGISLATIVO

La empresa asegura que mantiene conversaciones tanto con la administración como con la autoridad pública, y según ha explicado Sanleandro a este diario, el resultado está siendo positivo. “Son conscientes de que hay una realidad, de que hay un cambio y yo creo que están trabajando para intentar gobernar este cambio, no para que el cambio les gobierne a ellos”, ha sentenciado.

“Aquí lo importante es que se creen marcos legislativos, que se creen leyes para beneficiar no a nosotros ni a los sectores tradicionales, sino que beneficien al usuario final”, ha reclamado el directivo de Cabify.

Preguntado por la sentencia del TUE de este jueves, Sanleandro sostiene que “desde un principio miramos cuál es la legislación en un país y a partir de ahí operamos. Si vemos que no podemos operar, no nos planteamos entrar en ese país. Por lo cual, estamos muy tranquilos en ese sentido”.

Polémicas y sentencias a parte, el directivo incide en un mismo mensaje “No venimos a quitarles cuota de mercado sino que venimos a crear uno nuevo del que podamos disfrutar todos. Y también venimos a subir un poco los estándares de calidad”.