Una semana. Es el tiempo que necesitaron los barceloneses para recuperar la normalidad (con muchos matices) en la Rambla después del fatídico atentado del pasado 17 de agosto, que dejó 14 muertos y más de un centenar de heridos. El ataque seguía, y sigue, en la mente de muchas personas, pero los ciudadanos no se han dejado amilanar y tan solo siete después las calles comerciales más importantes del centro de la ciudad habían recuperado la estabilidad del flujo peatonal de las semanas precedentes.

Según un estudio de la consultora TC Group Solutions, especializada en Big Data y Retail Intelligence, Barcelona mantiene su buena salud comercial a pesar del atentado y ha espantado una de las grandes preocupaciones del sector turístico y comercial, que tuvo un comportamiento ejemplar tras el ataque ofreciendo un refugio para los viandantes atemorizados y alojamiento gratuito a los extranjeros afectados.

NO ERA SOLO UN ESLOGAN POLÍTICO

Tras un atentado de estas características, uno de las frases más repetidas y celebradas por los líderes políticos fue la rapidez con la que los barceloneses volvieron a la Rambla. No solo para hacer homenajes y depositar ofrendas, sino para demostrar que los terroristas no habían logrado su objetivo. Y, a la luz del estudio de TC Group Solutions, no era solo un eslogan político, sino que realmente ciudadanos y turistas volvieron a trabajar, pasear y comprar por plaza Catalunya o Portal de l'Àngel con una rapidez inusitada.

Muchas ciudades europeas que también han sufrido la lacra del terrorismo han sufrido, en mayor o menor medida, una disminución del tráfico y de las ventas en las zonas colindantes a los ataques. Un ejemplo es Francia. “Tras los atentados de París, el flujo peatonal de las calles comerciales colindantes cayó un 8,16% solo en un año”. Sí habría que matizar que, en el caso de la capital francesa, los múltiples ataques dejaron 137 muertos y más de 400 heridos, una cifra muy superior al de Barcelona.

VARIACIÓN DEL FLUJO PEATONAL

El estudio de la consultora especializada en Big Data y Retail Intelligence analiza la evolución del tráfico peatonal en las calles circundantes recogiendo datos semana a semana para por compararlas entre sí y con las mismas semanas del año anterior. Como se puede ver en el cuadro inferior, la semana entre el 14 y el 20 de agosto (justo la del atentado) el flujo de peatones cayó un 9,62% respecto al mismo periodo de 2016. Las dos siguientes semanas (del 21 de agosto al 3 de septiembre), el tráfico peatonal se había recuperado e incluso era ligeramente superior al año anterior.

Variaciones del flujo de peatones / TC Solutions

Si se coge como referencia la semana antes (del 7 al 13 de agosto), en la misma semana del atentado hubo un descenso global del -20,44% en las 12 calles que forman parte del estudio y que incluyen, entre otras, Rambla Catalunya, Passeig de Gràcia, Portaferrissa o Portal de l'Àngel (ver mapa). Algunas calles incluso registraron descensos del 41%. A la semana siguiente el descenso se moderó hasta el -11,31% y a finales de mes ya se había recuperado la normalidad con incluso un incremento de peatones del 6,13% respecto a la semana de referencia.