Barcelona cuenta con un nuevo servicio de alquiler de motos eléctricas. La compañía Muving ha puesto en marcha este lunes un servicio de motosharig con una flota inicial de 50 motos, modelo L3, que equivale a una de 125 cc de motor de combustión.

Los responsables de la empresa en Barcelona aseguran que su intención es ir incrementando el número de vehículos conforme vaya creciendo la cantidad de usuarios. Por el momento, los puntos en los que se pueden alquilar estas motos son el Eixample, Plaza Cataluña y la estación de Sants.

El sistema de alquiler de estas motos funciona por medio de una aplicación. Una vez iniciada, la aplicación le dice al usuario dónde se encuentra estacionada la moto Muving más cercana y le facilita las características de la misma. Eso permite reservar el vehículo desde la distancia, aunque la reserva dura unos diez minutos. Superado ese tiempo, la reserva se anula y la moto queda a disposición de cualquier cliente.

EN EXPANSIÓN

Si la reserva se hace efectiva, por medio de la misma aplicación se puede chequear el estado de la moto, desbloquearla, abrir el baúl, en el que habrá un casco y un gorro desechable, y dirigirse con ella al lugar de destino. La moto se puede dejar estacionada en cualquier lugar público autorizado para ello. Un vez se ha estacionado la moto y dejado el casco en el baúl, se pulsa el botón de fin de servicio en la aplicación y se pasa el cargo a la tarjeta de crédito indicada. La tarifa base es de 18 céntimos el minuto.

La aplicación Muving / MUVING

Las motos de Muvig son fabricadas en la localidad gerundense de Salt, tras adaptar el modelo Muvi de las empresas Gas Gas y Torrot. Tienen una batería extraíble y pueden alcanzar los 70 kilómetros por hora.

Muving ya tiene en marcha servicios en Cádiz y Málaga, y la intención de sus gestores es continuar expandiéndose en ciudades como Madrid y otras capitales de provincia.

BARCELONA, CIUDAD DE MOTOSHARING

Barcelona se ha convertido en la ciudad del motosharing por excelencia. Las razones hay que buscarlas en la excelente meteorología, que permite el uso de la moto prácticamente durante todo el año, y en la gran afición a la moto que existe en la ciudad, que tiene uno de los mayores porcentajes de usuarios de toda Europa. Por ello, la ciudad es un extraordinario banco de pruebas para este tipo de servicios.

Tras la llegada de Muving, ya son cuatro las empresas que alquilan motos eléctricas con el mismo concepto de pago por minutos, ya que también ofrecen sus servicios en la ciudad eCooltra, Motit y Yugo. Cada una cuenta con su propia aplicación que permite la reserva y el alquiler de la moto prácticamente en cualquier punto de la ciudad, y todas ellas ofrecen servicios muy similares, aunque existen pequeñas diferencias que pueden hacer que el cliente se decante por alguna de ellas.

Las diferencias principales se dan en el modelo de moto usado. Mientras eCooltra apuesta por un modelo de la marca Govecs, que tiene apariencia de scooter de 125 con llanta de 13 pulgadas, Motit ofrece dos modelos de apariencia más sencilla, uno equivalente a una moto de 50 cc y otro a una de 125 cc. Por su parte, el scooter de Yugo tiene un aspecto similar a la histórica Vespa, mientras que el modelo de Muving recuerda a un scooter con llantes de 16 pulgadas.

Contando las cuatro ofertas, en Barcelona hay alrededor de 700 motos eléctricas que se puede usar con el sistema de motosharing y que sin duda puede dar un excelente servicio a todos aquellos que quieran moverse por la ciudad de manera sencilla y sin apenas preocupaciones por la congestión del tráfico diario.