La movilidad en Barcelona es cada vez más complicada. Cuando se llevan ya diez lunes laborables de huelga en el metro, desde este miércoles los trabajadores del Bicing protagonizarán 15 jornadas de huelga hasta el 31 de julio.

Las protestas consistirán en paros de cuatro horas en cada turno que afectarán los servicios de transporte, distribución y mantenimiento de bicicletas y estaciones. El servicio estará operativo durante los paros, aunque se prevén incidencias especialmente en las zonas de destino y con más concentración de bicicletas, ya que previsiblemente se concentrarán en ellas dada la afectación en la distribución de bicis.

Los paros se realizarán en jornadas alternas. En concreto, los trabajadores harán huelga los lunes, miércoles, viernes, sábados y domingos hasta el 31 de julio, con el objetivo de lograr mejoras laborales y salariales que negocia con la empresa, Clear Channel, que gestiona el servicio desde hace diez años al ganar el concurso.

Los paros de este miércoles serán de las 8.00 a las 12.00 en el turno de la mañana; de las 16.00 a las 20.00 por la tarde, y de las 23.00 a las 3.00 por la noche, el mismo horario que el resto de días laborables, mientras que los sábados serán de las 7.00 a las 11.00 y de las 16.00 a las 20.00, y los domingos será de la medianoche hasta las 4.00 de la madrugada.

Desde Bicing recomiendan a los usuarios que planifiquen el viaje con antelación y consulten en la aplicación móvil la disponibilidad de bicicletas y las posibilidades para devolverla en el lugar de destino.

El motivo de la huelga es la subrogación de los trabajadores ante la próxima licitación del servicio. La concejal de Movilidad de Barcelona, Mercedes Vidal, ha recordado este martes que el Ayuntamiento ha trabajado para que los trabajadores sigan formando parte del servicio en la nueva empresa que asuma el contrato, pero los trabajadores señalan que "se garantiza el puesto de trabajo pero en situación de precariedad económica".