Nuevo lunes de huelga en el metro, el décimo no festivo consecutivo, esta semana con actos vandálicos en las estaciones de Fabra i Puig y Vallcarca, en las cuales han aparecido inutilizadas máquinas de validar billetes y de venta de los mismos.

La compañía ha enviado a técnicos para solucionar la incidencia, según ha confirmado un portavoz de TMB a Efe.

Respecto a las incidencias en el acceso de pasajeros, en la estación de la Sagrera se ha regulado el acceso de pasajeros, de forma intermitente, entre los andenes de las líneas 5 y 1 del metro.

Como en anteriores jornadas, desde las 7 a las 9 de la mañana han funcionado el 40 por ciento de los trenes, lo que obliga a los usuarios a esperar entre 9 y 13 minutos en ese tramo, y el mayor punto de saturación de la red del metro se ha producido en el tramo central de las líneas 1 y 5, en dirección de Besòs a Llobregat 

TMB estima que por la tarde la mayor saturación se dará en las estaciones de las líneas que conducen a las zonas de playa. Los paros parciales en los lunes no festivo se iniciaron el pasado 24 de abril y, por el momento, no se atisba su final, porque el conflicto se ha enquistado todavía más esta semana.

Así, el comité de empresa de metro de Barcelona ha comunicado a la Generalitat que no acepta el arbitraje voluntario como solución al conflicto que mantiene abierto con la dirección de Transporte Metropolitanos de Barcelona (TMB) por el convenio colectivo.

Por su parte, la concejal de Movilidad de Barcelona y presidenta de Transportes Metropolitanos de Barcelona, Mercedes Vidal, aseguró hace unos días que "no está previsto hacer más ofertas" de mejora al comité de empresa del metro.

Esta semana se reunirá el consejo de administración de TMB para evaluar los nuevos escenarios y las medidas que se tomarán de acuerdo con la Generalitat.

Por su parte, la plantilla de metro acordó el 29 de junio en asamblea hacer huelga también durante la festividad de la Diada, que se celebra el 11 de septiembre; durante la Mercè, que corresponde al 24 de septiembre, y en aquellos partidos de Champions del FC Barcelona que obligan a alargar el servicio de metro.

De 16 a 18 horas, también se han fijado unos mínimos del 40 %, lo que dará lugar a esperas de entre 10 y 13 minutos, mientras que de 20:30 a 22:30 horas, cuando los servicios mínimos son del 20 %, los tiempos de espera serán de entre 20 y 44 minutos.